El jugador del Barça Lassa quiere dar lo mejor de sí mismo en el último partido de la Liga regular.
El jugador del Barça Lassa quiere dar lo mejor de sí mismo en el último partido de la Liga regular. / europa press
Publicidad

El Barça Lassa recibe hoy al Khimki (21.00 horas) en el Palau Blaugrana para la última jornada de la fase regular de la Euroliga, un duelo sin nada más en juego que el ganar confianza por parte del equipo culé de cara a los play off.

Esta jornada 30 no depara sorpresas ni para el Khimki, ya eliminado, ni para el Barça, con la quinta plaza en el bolsillo. Los catalanes persiguen, por tanto, un triunfo de moral antes de medirse al Anadolu Efes durante las eliminatorias de cuartos de final.

Para esos cruces, el conjunto turco contará con la ventaja de campo gracias a su cuarta posición; fue ganada precisamente al Barça, entre otros resultados de postín, por el duelo directo que vencieron por 92-70 en Estambul ante los culés.

El Barça, con ánimos de revancha, sí ganó a los turcos en el Palau (80-65) y quiere afrontar los primeros dos duelos a domicilio con el ánimo alto; para ello, intentará ganar a un Khimki con plantilla potente a nivel ofensivo, al que ya ganaron en Rusia (80-87) y que acumula siete derrotas consecutivas.

Sin Kevin Séraphin, todavía no recuperado de sus molestias, Pesic podría dar minutos a jugadores más descansados y faltos de juego en el conjunto de las competiciones. Entre ellos, un Rolands Smits que está en un buen momento.