El Real Madrid se mostró agradecido por todos los años en los que Marcos Llorente ha vestido la camiseta blanca. / e.p.
Publicidad

El Atlético de Madrid cerró ayer un acuerdo con el Real Madrid para el fichaje del centrocampista Marcos Llorente, pendiente del reconocimiento médico del futbolista, que firmará por las próximas cinco temporadas con su nuevo equipo. A las 13.00 horas, prácticamente a la vez, ambas entidades lo hicieron oficial, en el caso del conjunto rojiblanco con una foto del medio centro que encabezaba la página web en un partido con la camiseta de la selección española sub-21, junto a Saúl Ñíguez, que ahora también será su compañero en el equipo de Diego Simeone.

“El Atlético de Madrid y el Real Madrid han alcanzado un acuerdo para el traspaso de Marcos Llorente a nuestro club, pendiente de que el futbolista madrileño supere el pertinente reconocimiento médico. Está previsto que después de realizar dicho examen médico, el centrocampista firme un contrato que le vinculará a nuestra entidad por las cinco próximas temporadas”, informó en el comunicado.

Igualmente, el Real Madrid, en el que ha jugado desde infantil, también anunció el acuerdo. “El club quiere mostrar su agradecimiento por todos estos años de entrega y profesionalidad y por su comportamiento ejemplar desde que llegó a nuestra cantera en 2008 hasta su trayectoria con el primer equipo. El Real Madrid le desea mucha suerte en su nueva etapa”, añadió.

“Es un excelente pivote defensivo, con notoria capacidad de anticipación e intuición para interceptar pases rivales”, destacó el Atlético de Madrid, una vez completada la negociación, después de las intensas conversaciones de los últimos días entre los dos clubes, que no han especificado el precio del traspaso del jugador.

Marcos Llorente, de 24 años y nacido el 30 de enero de 1995 en Madrid, ya había sido deseado por el Atlético en el pasado. Su fenomenal temporada en el Alavés en 2016-17, cedido por el Real Madrid, atrajo el interés del equipo rojiblanco en su contratación, imposible en cualquier caso por aquel entonces porque el club blanco lo recuperó para su primera plantilla a la campaña siguiente.

Ahora sí ha conseguido su incorporación. Su poco protagonismo en las alineaciones titulares en los dos últimos años en el Real Madrid, aún más residual con Zinedine Zidane como entrenador, han acelerado su salida. En dos cursos ha jugado 36 choques, 25 de titular, entre el técnico francés, Julen Lopetegui y el argentino Santiago Solari, el que más confianza le dio en el once blanco.

Con la vuelta de Zidane, su futuro era de nuevo incierto. Era una salida asumida desde hace semanas. No entraba en los planes del técnico para el nuevo curso y estaba en el mercado, con el interés suscitado en numerosos equipos… Y con el Atlético de Madrid muy atento, más allá de si Rodrigo Hernández seguía o no en el club. No lo hará. Eso generó aún más necesidad para fichar a Marcos Llorente.

Ya lo ha logrado. Ha aprovechado la oportunidad para reforzarse con un futbolista que mostró desde el primer momento su predisposición para llegar al Atlético, donde ya jugaron su abuelo materno, Ramón Grosso, cedido por el Real Madrid en 1963-64 para salvar al equipo del Metropolitano del descenso a Segunda, y su padre, Paco Llorente, en el curso 1986-87, antes de irse al Madrid.

Larga etapa blanca

Ahora jugará de rojiblanco Marcos Llorente, que pone fin a una larguísima etapa en el Real Madrid, en el que ingresó en su cantera el 1 de julio de 2008, según datos del club blanco, cuando tenía 13 años (ahora tiene 24) para jugar en el infantil A, después de su paso por Las Rozas, la Roceña y el Rayo Majadahonda madrileños.

En el club blanco pasó por todas las categorías desde infantil hasta el primer equipo —por los dos cadetes, por los tres juveniles y por el Castilla—, luego fue cedido al Alavés y después regresó para jugar con la plantilla profesional, con la que ha ganado una Liga de Campeones, dos Supercopas de Europa, una de España y dos Mundiales de Clubes, según las estadísticas oficiales del Madrid.