El ansiado oro de Valverde y el adiós de Alonso, protagonistas

Márquez no se baja del trono con su séptimo Mundial, Nadal alarga su idilio con Roland Garros en otro año marcado por las lesiones y los Juegos de Invierno ya sonríen a España

35
Alejandro Valverde se proclamó campeón del mundo en Innsbruck tras haber ganado seis medallas previamente. / EFE
Alejandro Valverde se proclamó campeón del mundo en Innsbruck tras haber ganado seis medallas previamente. / EFE
Publicidad

El deporte español masculino ha vivido un gran año 2018 internacional, en el que han sobresalido grandes figuras conocidas como Marc Márquez, Rafa Nadal o Alejandro Valverde, y nuevos éxitos polideportivos, reflejados principalmente en las dos históricas medallas logradas en los Juegos de Invierno de PyeongChang 2018.

La ciudad surcoreana acogió una de las grandes citas del año y en la que España también tuvo su porción de protagonismo gracias a la conquista de dos metales, los mismos que había conseguido en sus anteriores 19 participaciones.

Ambos fueron bronces, uno de ellos esperado, el del patinador Javier Fernández, y otro no tanto, el del ‘rider’ Regino Hernández, las dos primeras de la historia en sus respectivos deportes. El primero en conseguirlo fue el ceutí, que cuando todas las miradas apuntaban a Lucas Eguibar, fue el que sorprendió metiéndose en la final de la prueba de ‘cross’ del snowboard y poner fin a 26 años de espera desde el bronce de la esquiadora Blanca Fernández Ochoa.

Por su parte, el madrileño, que un mes antes había mantenido su reinado europeo por sexto año consecutivo, se pudo quitar la espina de Sochi 2014 subiendo al tercer escalón del podio del patinaje artístico por detrás de los japoneses Yuzuru Hanyu y Shoma Uno, cerrando un magnífico palmarés con dos campeonatos mundiales también y confirmando a finales de 2018 su adiós al patinaje tras el próximo Europeo.

El deporte invernal lideró otro buen año en el ámbito polideportivo, que demostró la buena salud actual del deporte nacional a año y medio de Tokyo 2020. El judoca Nikoloz Sherazadhisvili dio a España su primer oro mundial masculino, al ganar en -90 kilos, categoría donde también logró el bronce continental, mientras que el luchador Taimurav Friev conquistó, con un bronce en -80 kilos, el primer metal de la historia en la lucha libre masculina.

Alberto Fernández también se proclamó campeón del mundo en la modalidad de ‘Trap’ (Foso Olímpico) y sacó billete para la capital japonesa, mientras que el triatleta Mario Mola continuó tomando el relevo de Javi Gómez Noya y encadenó su título mundial seguido.

La piragua, una mina

El piragüismo también siguió a su nivel desde Rio 2016 y Carlos Garrote lideró con su oro mundial en K-1 200 a la delegación nacional que brilló con otras tres platas (Saúl Craviotto-Cristian Toro en K-2 200 y los dos junto a Marcus Walz y Rodrigo Germade en K-4 500, y Paco Cubelos-Íñigo Peña en K-2 1000) y dos bronces (el recordado de Javier Hernanz en K-1 5000 por la autodescalificación del noruego Vold y el de Cubelos, Peña, Rubén Millán y Pelayo Roza en K-4 1000).

A nivel europeo, la cosecha de los palistas fue aún mayor, con Garrote dominando también su disciplina y los títulos de Craviotto-Toro y del K-4 500, el subcampeonato de Walz y Germade en K-2 500 y los bronces de Sergio Vallejo-Adrián Siero (C-2 1000), Cubelos-Peña y del K-4 1000 con Aitor Gorrotxategi en lugar de Cubelos.

La edad tampoco fue un obstáculo para que Alejandro Valverde ajustase cuentas por fin con el Mundial de ciclismo. Después de seis medallas, dos platas y cuatro bronces, al murciano le llegó la gloria del arco iris en la localidad austriaca de Innsbruck y a los 38 años de edad. El de Las Lumbreras manejó a la perfección la situación y ganó con gran solvencia en el esprint final a sus cuatro compañeros, deshaciéndose en lágrimas tras el éxito.
Y si hay que hablar de edad y veteranía, no hay que olvidar la figura de Carlos Sainz, que con Peugeot y con 55 años a sus espaldas, sumó su segunda victoria en el Rally Dakar, siete años después de haber logrado la primera.

En el automovilismo, Fernando Alonso, que este año corrió, de momento, por última vez en la Fórmula 1, demostró su polivalencia y ganó junto a Toyota las míticas 24 Horas de Le Mans, por lo que en 2019, si gana las 500 Millas de Indianápolis, conseguiría la denominada ‘Triple Corona’.

El motor fue de nuevo prolífico en éxitos y dos habituales no fallaron a su cita con los títulos. Marc Márquez (Repsol Honda) alcanzó el ‘Level 7’ y dominó de nuevo con mucha autoridad el Mundial en la categoría de MotoGP, que conquistó por quinta ocasión y tercera seguida, mientras que Toni Bou no da tregua en el trial y tras ganar los Mundiales ‘indoor’ y ‘outdoor’ ya acumula un total de 24.

Además, el de Cervera no estuvo solo esta temporada ya que Jorge Martín (Honda) se llevó la corona en Moto3, y en la disciplina del motocross, un joven gallego de 17 años, Jorge Prado, logró el campeonato en la modalidad de MX2.

Nadal y las lesiones

El tenis volvió a tener como absoluto protagonista a Rafa Nadal, que levantó por undécima ocasión la Copa de los Mosqueteros de ganador de Roland Garros al derrotar a Dominic Thiem por 6-4, 6-3 y 6-2 en otro año marcado por las lesiones, pero donde llegó a las semifinales en Wimbledon y el US Open, y a los cuartos a Australia.

El deporte del atletismo también brilló en este 2018, sobre todo en la gran cita del año, el Europeo al Aire Libre de Berlín, donde los marchadores Álvaro Martín y Diego Carrera aseguraron el doblete en los 20 kilómetros marcha, mientras que Fernando Carro fue plata en los 3.000 obstáculos y Orlando Ortega, bronce en los 110 metros vallas.