El Ajax no ve su meta

El conjunto holandés firma otra remontada de quilates (1-2) para dejar fuera a la Juventus, como ya hiciera con el Madrid, y llegar a ‘semis’

36
Los jugadores del Ajax celebran el segundo gol.
Los jugadores del Ajax celebran el segundo gol. / EFE
Publicidad

El Ajax, con otra obra maestra de fútbol, técnica y organización, triunfó por 1-2 en el campo de la Juventus y volverá a jugar una semifinal de la Liga de Campeones 22 años después, pese a recibir un gol del portugués Cristiano Ronaldo, que fue destronado tras tres años consecutivos como rey de Europa.

CR7 adelantó a la Juve a la media hora con otra prueba de su contundencia ofensiva, pero el fútbol del Ajax terminó premiado por los goles de los holandeses Donny Van De Beek y de Matthijs De Ligt y regaló a los ‘hijos’ de Johan Cruyff otra proeza como visitante, tras el 1-4 logrado en octavos contra el Real Madrid en el Santiago Bernabeu.

Tras el 1-2 de De Ligt el Ajax se agigantó en Turín, brilló impulsado por el serbio Dusan Tadic, el marroquí Hakim Ziyech y el brasileño David Neres e hizo méritos para irse del Juventus Stadium con un resultado mucho más abultado.

Fue una fiesta para los hombres del técnico holandés Erik Ten Hag, que no llegaban tan lejos en la Copa de Europa desde el curso 1996-1997. Su sueño europeo sigue, tras imponerse a dos colosos como el Real Madrid y el Juventus.

Cuando poco a poco el cuadro holandés iba ganando metros después de no comparecer en los primeros minutos, apareció la ‘bestia negra’ Cristiano. En un saque de esquina lanzado por Pjanic, CR7 se liberó de Matthijs De Ligt y fulminó a Onana de cabeza. Lo celebró con convicción el luso, auténtica pesadilla de los holandeses.

Van de Beek empata

Pese a tener unos minutos de tensión, el Ajax logró reaccionar y, seis minutos después, consiguió igualar el resultado. El marroquí Hakim Ziyech lo intentó con un disparo desde los 20 metros que, tras un rechace de la defensa, llegó a Van de Beek para que este lo ajustara al poste y silenciara al Juventus Stadium.

El conjunto ‘bianconero’ salió con confusión en la reanudación, ante un Ajax que, animado por la trascendental diana lograda en la primera mitad, dio muestra de toda su clase y organización táctica, con unas combinaciones que asustaron tremendamente a los turineses.

Un juego espectacular que creó tres grandes ocasiones en el primer cuarto de hora.

La primera la tuvo Ziyech, quien perdonó desde dentro del área ante el meta polaco Wojciech Szczesny. La segunda fue para Van De Beek, con un derechazo a la escuadra desde fuera del área parado por el portero, mientras que la tercera fue cortada por Pjanic, cuando Ziyech iba a cerrar una gran triangulación impulsada por Neres y preparada por Tadic.

Dominaba el Ajax y los avisos anteriores fueron el preludio del gol. En el minuto 67, Schone colgó un saque de esquina y De Ligt fulminó a Daniele Rugani y a Álex Sandro para cabecear y enviar el balón al fondo de las mallas (1-2).

Plácido tramo final

Fue un golpe psicológico para la Juventus, cuya reacción fue más impulsada por el nerviosismo que por la atención táctica. Y el Ajax seguía fiel a su tradición: el juego. A base de talento, organización y técnica, el equipo de Ten Hag apenas sufrió defensivamente y siguió creando grandes oportunidades de gol.

Neres perdonó en el 74, Ziyech vio como el colegiado le anulaba el posible tercer tanto por fuera de juego, pero eso no manchó una noche histórica para el Ajax, que pone rumbo a ‘semis’ y que no se pone límites.

JUVENTUS 1-2 AJAX

JUVENTUS: Szczesny; De Sciglio (Cancelo, m.64), Bonucci, Rugani, Álex Sandro; Can, Pjanic, Matuidi; Dybala (Kean, m.46), Bernardeschi (Bentancur, m.81), Cristiano.

AJAX: Onana, Veltman, De Ligt, Blind, Mazraoui (Sinkgraven, m.7., Magallán, m.81); Schone, De Jong; Ziyech (Huntelaar, m.88), Van De Beek, Neres; Tadic.

ÁRBITRO: Clement Turpin (Francia). Mostró cartulina amarilla a los locales Emre Can (m.69) y Cristiano (m.94).

GOLES

1-0, m.28: Cristiano.
1-1, m.35: Van de Beek.
1-2, m.67: De Ligt.

INCIDENCIAS: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el Juventus Stadium de Turín (norte de Italia) ante cerca de 41.000 espectadores.