Dovizioso vuelve a ganarle el primer pulso a Márquez

El italiano de Ducati se lleva un triunfo en Losail marcado por la igualdad que se prevé para todo el curso • Rossi, quinto, remonta para salvar el honor de Yamaha, con Viñales séptimo

39
Andrea Dovizioso (dcha) superó a Marc Márquez por apenas 23 milésimas en la meta del circuito de Losail.
Andrea Dovizioso (dcha) superó a Marc Márquez por apenas 23 milésimas en la meta del circuito de Losail. / EFE
Publicidad

El italiano Andrea Dovizioso (Ducati) repitió victoria en el Gran Premio de Catar, primera prueba del Mundial de Motociclismo, y lo hizo un año después batiendo de nuevo en un gran mano a mano al español Marc Márquez (Repsol Honda), en un calco prácticamente de lo sucedido en 2018.

27 milésimas separaron al de Forlimpopoli y al de Cervera hace un año en la noche de Losail, y cuatro menos fueron en esta ocasión el margen que le hizo ganar por delante del actual campeón, calculador e inteligente en jugar sus opciones, pero otra vez perdedor en un duelo con el italiano, que dejó claro que la Desmosedici es muy poderosa en este trazado.

La primera carrera del Mundial dejó entrever la igualdad que se espera para esta temporada. Mérito de ello fue seguramente el trabajo de Alex Rins con la Suzuki, aunque el catalán no encontró el premio deseado y se quedó fuera de un podio que completó el británico Cal Crutchlow (Honda), la única satélite que peleó de tú a tú con las oficiales de fábrica.

Peor le fueron las cosas a Yamaha pese a la remontada del veterano Valentino Rossi, que finalizó quinto. Sin embargo, Maverick Viñales, autor de la ‘pole position’, concluyó séptimo y nunca pudo estar en la pelea por el podio, síntoma de que parece que la M1 todavía tiene trabajo por delante para volver a ser clara candidata.

La cita inaugural del campeonato se reservó toda la emoción hasta las vueltas finales, que fue donde se decidió todo y donde Márquez y Dovizioso evidenciaron que se perfilan como los principales candidatos. La Honda ya puede tutear en potencia de motor a la Ducati y el botín sacado por el español en un circuito tradicionalmente esquivo y tras un invierno complicado por su operación de hombro es valioso.

Viñales, rezagado

El ilerdense se mantuvo siempre entre los primeros desde una salida que rezagó de forma definitiva a Viñales y marcada por el fallo de la moto del francés Fabio Quartararo (Yamaha), quinto en la parrilla, que le hizo salir desde el ‘pit lane’ y perder sus opciones de un mejor debut en la categoría ‘reina’.

Las Ducati salieron bien y tomaron el mando con Dovizioso y Miller, por delante de Márquez. El australiano también se quedó sin opciones tras un extraño problema con su asiento que le hizo perder plazas y un posterior abandono, por lo que delante quedaron las Desmosedici de ‘Dovi’ y Danilo Petrucci, la Honda del actual campeón, y las dos Suzuki de Alex Rins y un brillante Joan Mir, perseguidas por las dos M1 y con Crutchlow volviendo a mostrar su competitividad.

En una carrera más lenta de lo esperado, previsiblemente por el cuidado de los neumáticos, el actual subcampeón intentó romper un inicial numeroso grupo de nueve pilotos, entre los que no estaba un Jorge Lorenzo (Repsol Honda), lastrado por las caídas y al que le costó mucho subir puestos, aunque finalmente salvó puntos con su decimotercera plaza.

El italiano estuvo inquietado por momentos por un agresivo Rins, mientras que Márquez, cauto y estudioso de todos los movimientos, aguardaba en una tercera plaza que casi siempre ocupó. A falta de cinco vueltas, el panorama no había cambiado demasiado. Dovizioso seguía al mando, pero el de Cervera ya se pegaba a él atisbando la repetición del mano a mano del año pasado. Rins, por culpa de un pequeño error, no se pudo meter en la pelea y luego no pudo con Crutchlow, que tampoco logró inmiscuirse en la batalla por la victoria.

En esta, Márquez lanzó un claro mensaje a Dovizioso con un adelantamiento a falta de poco más de una vuelta, pero el italiano recuperó la cabeza y todo se tuvo que decidir en las curvas finales como en 2018. El catalán lo intentó en el mismo punto, pero el de Forlimpopoli aguantó y le superó del mismo modo que hace un año para coger una distancia mínima suficiente y quedarse con el primer triunfo de la campaña.