De Gendt, a lo suyo

El belga logra una victoria heroica en una de sus clásicas escapadas • Alaphilippe recupera el amarillo, Pinot mete tiempo a los favoritos y Thomas se pega un calentón tras una caída

12
Thomas de Gendt celebra su victoria en solitario en la meta de Saint-Etienne. / EFE
Publicidad

El belga Thomas de Gendt (Lotto-Soudal) se llevó una apabullante victoria en la octava etapa del Tour, de 200 kilómetros entre Mâcon y Saint-Étienne, mientras que el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) recuperó el liderato de la general en detrimento del italiano Giulio Ciccone (Trek-Segafredo).

Tras una durísima jornada de media montaña, con más de 3.700 metros de desnivel, De Gendt aguantó los últimos kilómetros de acoso de los franceses Alaphilippe y Thibaut Pinot (Groupama-FDJ), segundo y tercero respectivamente a seis segundos, y completó un inmenso día en el que fue capaz de completar una fuga iniciada en los primeros kilómetros.

Entre los 173 corredores que tomaron la salida en Mâcon, donde en 1991 Miguel Indurain sentenció en la contrarreloj su primer Tour, no se encontraba ya el estadounidense Tejay Van Garderen (EF Education First), al que le pasó factura la caída del viernes en la que se rompió el pulgar de la mano izquierda.

Por delante quedaba un recorrido rompepiernas, con hasta siete cotas puntuables —cinco de segunda categoría y dos de segunda—. De Gendt, junto al estadounidense Benjamin King (Dimension Data) y el holandés Niki Terpstra (Total Direct Energie), fue el primero en probar fortuna y distanciarse del grupo.

Poco a poco, la fuga fue ganando tiempo con respecto al pelotón, con tres minutos de renta cuando solo se habían rodado 15 kilómetros; el italiano Alessandro de Marchi (CCC) logró conectar con los fugados y se unió a ellos en el kilómetro 22. En la primera subida del día, Col de la Croix Montmain, ya manejaban cinco minutos, y en la cima De Gendt se llevaba la bonificación; el belga repitió también en Col de la Croix de Thel, en busca de los puntos para luchar por el maillot de la montaña.

Pulso con el pelotón

Ni la pendiente del 9,7% del Col de la Croix Paquet frenó a De Gendt, que volvió a coronar primero y que también lideró en Côte d’Affoux, que marcaba el ecuador de la etapa. Côte de la Croix de Part, penúltimo puerto del día, empezó a pesar en las piernas de los escapados, y Terpstra y King mostraban signos de fatiga.

No tardaron De Gendt y De Marchi en dejarles atrás, donde fueron engullidos por el pelotón. Por delante, el dúo belga-transalpino resistía, aunque con el paso de los kilómetros la distancia se iba reduciendo. A 14 kilómetros, De Gendt se iba solo y coronaba en solitario el Côte de la Jaillère.

A la vez, los franceses Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) y Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) saltaban del grupo para iniciar el ataque. Sin embargo, el belga aguantó el tirón para pasar en solitario la línea de meta, con seis segundos de renta sobre los dos ciclistas locales.

Por detrás, una caída a falta de 17 kilómetros del vigente campeón, el británico Geraint Thomas (INEOS), obligó a varios corredores de su equipo a devolverle al pelotón, que terminó a 26 segundos del ganador.

La ronda gala continuará hoy con la novena etapa, de 170,5 kilómetros entre Saint-Étienne y Brioude, en la que los corredores deberán enfrentarse al muro de Aurec-sur-Loire, puerto de primera categoría con una pendiente del 11%, y a otras dos cotas puntuables, ambas de tercera categoría.