Curry bombardea a los Cavs y coloca el 2-0 en las Finales

El base de los Golden State Warriors bate, con nueve, el récord de triples en las Finales de la NBA

17
Stephen Curry anota una bandeja en el segundo partido de las Finales de la NBA.
Stephen Curry anota una bandeja en el segundo partido de las Finales de la NBA. / EFE
Publicidad

Los Golden State Warriors se colocaron con ventaja de 2-0 en las Finales de la NBA tras repetir victoria ante los Cleveland Cavaliers (122-103), un partido más desequilibrado que el primero en el que los vigentes campeones se apoyaron en la puntería récord de Stephen Curry para dar otro paso hacia el anillo.

Tras la igualdad del duelo inaugural de la serie, en el que los Cavaliers desaprovecharon la oportunidad de adelantarse, los Warriors no mostraron fisuras en esta ocasión y llevaron la iniciativa en todo momento, reafirmándose en su papel de favoritos para lograr el tercer título en cuatro años.

De hecho, los Cavaliers no llegaron a ir por delante en el marcador ni un solo segundo del partido pese a que LeBron James volvió a rozar el triple-doble (29 puntos, 13 asistencias, 9 rebotes). Ni el alero ni Kevin Love (22 y 10 rebotes) pudieron hacer nada cuando Curry (33) se dedicó a bombardear desde el perímetro, mientras que José Manuel Calderón aportó cuatro puntos en tres minutos.

El dos veces MVP metió nueve triples, récord en la historia de las Finales, y cinco de ellos llegaron en el último cuarto, una actuación espectacular que llevó la euforia al Oracle Arena, donde la afición local tiró de ironía para gritar “¡MVP, MVP!” al visitante JR Smith, quien en el primer partido decidió no atacar en la última posesión con el marcador empatado.

El frenesí anotador de Curry tumbó definitivamente a los Cavs y llegó la máxima diferencia hasta los 23 puntos, provocando que James viera los últimos minutos desde el banquillo. Kevin Durant (26) y Klay Thompson (20), que jugó pese a sus problemas de tobillo, también brillaron para unos Warriors que ahora aspiran a mantener su nivel en Cleveland, sede de los dos próximos encuentros.