Costa reta al Atlético

El delantero, que no volverá a jugar esta temporada tras los ocho partidos de sanción por su expulsión en el Camp Nou, se niega a entrenar tras recibir una multa habitual del club

60
Diego Costa, en actitud relajada durante un entrenamiento del Atlético de Madrid de la semana pasada.
Diego Costa, en actitud relajada durante un entrenamiento del Atlético de Madrid de la semana pasada. / EFE
Publicidad

Diego Costa se negó a entrenar ayer a causa del expediente sancionador del Atlético de Madrid por su expulsión contra el Barcelona, que incluye una fuerte multa, e inició un reto al club cuya duración, dimensión y consecuencias son todavía inciertas.

De momento, el pulso está abierto. Desde la misma mañana de ayer, cuando el atacante acudió a la Ciudad Deportiva de Majadahonda, pero tomó la determinación de no ejercitarse con el equipo. Ni en el gimnasio anexo al campo, donde comenzó la sesión, ni sobre el terreno de juego, donde prosiguió el entrenamiento de sus compañeros a las órdenes de Diego Simeone.

La noticia la desveló el diario ‘As’ al término de una sesión que por este motivo, según pudo confirmar EFE, no contó con la participación en ningún momento del delantero, que no se ejercitó ni con el grupo ni en solitario ni en el césped ni en el gimnasio, aunque sí estuvo presente en las instalaciones del club rojiblanco.

Costa no se encuentra de baja por ninguna lesión, estaba apto para la sesión programada a las 11.30 horas y su ausencia no se debió a ningún tema médico, según se limitaron a decir fuentes del propio Atlético, que no dieron más explicaciones.

El motivo de su posición de rebeldía apunta al expediente sancionador que le ha abierto el club por los ocho partidos de suspensión que le impuso el Comité de Competición por la expulsión del pasado 7 de abril contra el Barcelona en el Camp Nou, cuando recibió la roja en el minuto 29 por decirle al árbitro Jesús Gil Manzano “me cago en tu puta madre”, según reflejó el acta del duelo.

Después de la tarjeta roja, “aún en el terreno de juego”, Costa, “agarró” al árbitro “en sendas ocasiones por el brazo con el objeto de impedir que no mostrara las amonestaciones a sendos compañeros dorsales 24 (José María Giménez) y 2 (Diego Godín), respectivamente”, según añadió el relato del colegiado.

Su futuro, en duda

A efectos de la competición, el delantero hispano-brasileño no volverá a jugar en lo que resta de Liga por la citada sanción de ocho partidos. En Ipurua cumplirá el segundo. Mientras, los hechos de las últimas horas reponen en una situación más que incierta su futuro en el Atlético, con el que tiene contrato dos años más.

Y en un momento en que Diego Simeone, su entrenador, había insistido en la importancia de Diego Costa en el nuevo proyecto. “Deseo, quiero y me gustaría que se quede. Siempre que ha estado con nosotros nos ha permitido cosas importantes. No es casualidad que su regreso nos hizo ganar la Liga Europa, quedar segundo en la Liga y ganamos la Supercopa de Europa. Su presencia, más la ayuda de todos sus compañeros, nos jerarquiza (…). Confío a muerte en él y deseo que siga el año que viene”. Esas frases datan del pasado 1 de abril.

Los números relatan una segunda etapa de Diego Costa en el Atlético entre las lesiones, que le han apartado de 28 partidos; las sanciones, que le han dejado fuera de once duelos, incluyendo los seis que le restan de esta Liga; y los altibajos, capaz de liderar la Supercopa de Europa contra el Real Madrid en agosto y, desde entonces, de anotar apenas tres goles más en 20 choques.

Desde su vuelta del Chelsea y su reestreno con el Atlético, en enero de 2018, Diego Costa ha disputado 44 partidos de los 84 que ha jugado su equipo, con 12 goles, siete el pasado curso en los 23 choques que jugó de los 33 del Atleti y cinco en el actual, en el que ha participado en 21 de los 45 compromisos de su club.