China, punto de partida

La selección asiática, última rival de España en la fase de grupos del Mundial, abrió la ‘era Jorge Vilda’ hace cuatro años • “Ahora estamos más preparadas”, aseguran las jugadoras

26
El entrenador de la selección española, Jorge Vilda (i) junto a las jugadoras, Vicky Losada (c) y Leila Ouahabi. / EFE
Publicidad

Hace algo menos de cuatro años, el 18 de septiembre de 2015, la Selección Española femenina de fútbol abrió una nueva etapa. El equipo puso aquel día el contador a cero, una vez finalizado el tiempo de Ignacio Quereda.

27 años después, otro entrenador se sentó en el banquillo español. Un amistoso en Weinan, saldado con un triunfo por 1-3, significó la apertura de una nueva era con Jorge Vilda.

“El viaje en sí fue duro, ¿eh? China es un país muy diferente”, recuerda Alexia Putellas. “Ganamos los dos partidos, ¿no?”, se esfuerza la memoria de la barcelonista. En efecto, La Roja jugó también en Chenzhou (1-2) su segundo amistoso en tres días, coincidiendo también con un momento de cambio en la federación china.

A pocas horas del primer encuentro ante la Selección Española, anunció la llegada del técnico francés Bruno Bini como reemplazo de Hao Wei. Fue Siggi Eyjolfsson, sin embargo, el que condujo a las Rosas de Acero hasta esta cita mundialista de Francia, antes de precipitarse un nuevo relevo. Jia Xiuquan es quien guía a la selección asiática desde mayo de 2018.

Cuenta China en los cuatro últimos años más entrenadores que España en toda la historia de su equipo femenino, al que el método de Jorge Vilda guía desde el 30 de julio de 2015.

“Lo primero que nos pidió fue que empezáramos de cero, que él lo iba a hacer. Tenía un objetivo, que fuéramos mejores de lo que éramos en aquel momento”, explica Alexia Putella.

La realidad de la Selección Española, según palabras de la centrocampista de Mollet de Vallès, “no tiene nada que ver, en cuanto a apoyo y a visibilidad” cuatro años después. “Se ve reflejado en el nivel competitivo que hay ahora, que no es el que había antes. La jugadora española está mucho más experimentada en partidos grandes, en grandes campeonatos y eso también es en parte gracias a la apuesta que están haciendo por nosotras. Te permite jugar partidos amistosos y preparar los torneos mucho mejor. Antes eso no pasaba”, subraya.

“Está clarísimo todo lo que ha evolucionado el equipo, la Selección”, coincide Irene Paredes, una de las capitanas. “La gente viene mucho más preparada, nuestro nivel individual y grupal ha aumentado muchísimo. El fútbol que se está mostrando es mejor y le podemos hacer frente a cualquiera. En ese momento estábamos en una era de cambios, de muchas dudas. Creo que todo ha mejorado para bien”, sostiene la jugadora del París Saint-Germain al comparar las realidades de 2019 y 2015.

“Yo valoro que me puedo dedicar a lo que más me gusta, a lo que creo que se me puede dar mejor”, prosigue Alexia Putellas, respaldada por el plan de futuro de federación y clubes. “Solo hay que ver hace cuatro años como estábamos y ver donde estamos ahora. Soy optimista porque dentro de dos años no tendrá nada que ver con lo que hay ahora”, dice.

“La situación de ahora tenía que llegar”, sugiere Irene Paredes. “Antes o después ha llegado y queremos más. Queremos seguir creciendo. Queremos seguir mejorando”, advierte.