Carreño cae desquiciado tras ceder una ventaja de dos sets

El asturiano cae en octavos ante Nishikori (6-7[8], 4-6, 7-6[4], 6-4, y 7-6[8]) tras más de cinco horas y termina insultando al árbitro por no revisar una bola con 8-5 en el ‘super tie-break’

21
Pablo Carreño pide explicaciones al árbitro durante el partido de octavos de final ante Kei Nishikori.
Pablo Carreño pide explicaciones al árbitro durante el partido de octavos de final ante Kei Nishikori. / EFE
Publicidad

Pablo Carreño no pudo unirse a Rafa Nadal y Roberto Bautista y cayó eliminado ayer en los octavos de final del Abierto de Australia, primer Grand Slam de la temporada, después de no aprovechar una ventaja de dos sets ante el japonés Kei Nishikori y terminar cayendo en cinco mangas por 6-7(8), 4-6, 7-6(4), 6-4, y 7-6(8).

El asturiano no pudo clasificarse para sus primeros cuartos de final en Melbourne y terceros de su carrera tras lograrlo en Roland Garros y el US Open en 2017, aunque tuvo muchas opciones ante un rival que venía entonado y que sumó su octava victoria seguida de esta temporada donde ya había conquistado el título en Brisbane. Además, el de Gijón se marchó de la pista muy enfadado tras no concedérsele la repetición de un punto del ‘super tie-break’ que tuvo a su alcance y que fue el encargado de decantar la victoria para su rival tras más de cinco horas de lucha.

Y es que Carreño tuvo muy buenas opciones para salir ganador. Tuvo rotura de ventaja en un tercer parcial que de haberlo ganado habría terminado con la resistencia del octavo cabeza de serie y, sobre todo, dominó 8-5 en el ‘tie-break’ final, aunque también estuvo al borde antes del precipicio con 5-4 y saque del nipón en el quinto parcial.

El español se rehízo, forzó el ‘super tie-break’ y ahí llegó a ponerse con un esperanzador 8/5, pero en el siguiente punto, un juez cantó mala una bola suya y Nishikori lo sentenció en la red de todos modos.

El tenista gijonés pidió repetirlo por el error del juez tras la consulta del ‘ojo del halcón’, pero no logró su objetivo y fue el principio del fin porque su rival no le dejó sumar más puntos y se llevó el partido. Carreño, sumamente enfadado, dejó la pista sin dar la mano al juez de silla, al que se dirigió a voz en grito antes de alcanzar el túnel de vestuarios.

Ahora, Nishikori será el siguiente rival del serbio Novak Djokovic, número uno del mundo y primer cabeza de serie del ‘grande’ australiano, que solventó con cierta autoridad su cruce con el ruso Daniil Medvedev, al que superó en cuatro sets por 6-4, 6-7(5), 6-2, 6-3.

El jugador de Belgrado, como ya le sucediera ante el canadiense Denis Shapovalov, no pudo evitar dejarse una manga por el camino ante otra de las teóricas jóvenes promesas del circuito, que aprovechó su oportunidad en el segundo parcial, pero que no pudo inquietar mucho más al hexacampeón en Melbourne Park.

‘Nole’ volvió a estar más irregular que de costumbre, y como ya le sucediera en la tercera ronda, acumuló muchos más errores no forzados (50) que ganadores (43), pero siempre dio la sensación de tener controlado el partido, incluso cuando cedió el segundo set en la ‘muerte súbita’ desperdiciando un 4-1 de ventaja.

Por último, Alexander Zverev, número cuatro del mundo, se vio arrollado en octavos de final por el canadiense Raonic (6-1, 6-1 y 7-6). El joven talento alemán tendrá que continuar esperando para acceder por segunda vez en su carrera a los cuartos de final de un torneo de Grand Slam.