Caparrós tiene leucemia crónica que no le impide entrenar

El técnico del Sevilla anuncia que la enfermedad está controlada y no necesita tratamiento, por lo que puede “hacer vida normal” y continuar su labor al frente del banquillo hispalense

47
Joaquín Caparrós, durante el partido del Sevilla ante el Valladolid en el estadio José Zorrilla.
Joaquín Caparrós, durante el partido del Sevilla ante el Valladolid en el estadio José Zorrilla. / EFE
Publicidad

El entrenador del Sevilla, Joaquín Caparrós, anunció ayer en rueda de prensa que padece “leucemia crónica”, pero que está controlada y no necesita tratamiento, por lo que no le impedirá seguir dirigiendo al club andaluz hasta final de temporada.

“Siempre he dicho que me hierve la sangre roja y ha habido un pique entre la sangre roja y la blanca. Ha querido la sangre blanca equilibrar a la roja y por tanto me han dicho que tengo una leucemia crónica. No me impide para mi profesión. Estoy haciendo mi vida normal. Quiero disfrutar de mi profesión y por tanto quiero dar las gracias a los jugadores, al presidente”, dijo.

El preparador andaluz confesó su enfermedad en rueda de prensa y también ante los medios del club, ante los que compareció junto al presidente, José Castro, y el director deportivo, Monchi. “No tengo ningún tipo de tratamiento y por tanto, a disfrutar la oportunidad que me ha dado la dirección deportiva de estar otra vez de entrenador y con los cinco sentidos, enchufado más que nunca”, afirmó.

“Lo que sí que quiero aclarar es que no voy a volver a hablar de este tema y para que todo el mundo se quede tranquilo”, confesó el propio Caparrós, tras la rueda de prensa posterior a la victoria de su equipo en Valladolid (2-0), de la jornada 31 de la Liga Santander.

Caparrós, que ejercía esta temporada como director deportivo, sustituyó a Pablo Machín en el banquillo del Sevilla el pasado 15 de marzo, por lo que ha dirigido al club en cuatro partidos, con tres victorias y una derrota. El año pasado, el utrerano ya se hizo cargo del equipo en el tramo final con la destitución de Vincenzo Montella.