El piloto finlandés Valtteri Bottas celebra el título junto al británico Lewis Hamilton y el holandés Max Verstappen.
El piloto finlandés Valtteri Bottas celebra el título junto al británico Lewis Hamilton y el holandés Max Verstappen. / EFE
Publicidad

El piloto finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) se impuso ayer en la carrera del Gran Premio de Australia, primera prueba del Mundial de Fórmula 1, por delante de su compañero Lewis Hamilton, que partía desde la pole, y del holandés Max Verstappen (Red Bull), mientras que el español Carlos Sainz se vio obligado a abandonar en su estreno con McLaren por la rotura de su motor. Bottas se convierte así en el primer líder del Campeonato del Mundo con 26 puntos, 25 por ganar la carrera en el Circuito de Albert Park de Melbourne y uno por haber conseguido, además, marcar la vuelta más rápida este domingo.

El segundo puesto de Hamilton, que desaprovechó su salida desde la pole, otorgó también una cómoda renta para Mercedes al frente del Mundial, mientras que Ferrari no consiguió subirse al podio al ser el alemán Sebastian Vettel y el monegasco Charles Leclerc cuarto y quinto, respectivamente.

La jornada no pudo comenzar mejor para Bottas, que en la primera curva sobrepasó al vigente campeón por el interior, la zona sucia de la pista, para comandar la carrera, un liderato que ya no abandonó hasta la bandera a cuadros; con el paso de las vueltas, el finlandés no dejaba de aumentar su ventaja sobre su compañero, al que superó en 20 segundos en meta.

A su vez, Sainz lograba subir cuatro posiciones en la salida hasta la decimocuarta plaza, mientras hombres como el australiano Daniel Ricciardo (Renault) —que abandonaría en la vuelta 32— y el polaco Robert Kubica (Williams) se despedían de sus opciones por desperfectos en sus monoplazas poco después de apagarse los semáforos.

Sin embargo, la suerte dejó de sonreír al madrileño en la vuelta 12; el humo comenzó a salir de su MCL34 y se confirmaba la peor de las noticias: rotura de la unidad de potencia de su motor Renault. El estreno con McLaren no pudo ser peor.

En la cabeza de carrera, las ‘flechas plateadas’ se iban quedando solos ante la impotencia de Ferrari. En la vuelta 31, además, Verstappen protagonizaba un sensacional adelantamiento sobre Vettel; se pegó al tetracampeón del mundo, abrió DRS en la recta de meta y le sobrepasó por el exterior en la curva 3.

Sainz

El piloto español de Fórmula 1 Carlos Sainz (McLaren) aseguró que los puntos “eran posibles” ayer en el Gran Premio de Australia, pero que le tocó “un fin de semana lleno de mala suerte” que ha terminado con su abandono, y manifestó su deseo de que a partir de Baréin puedan “empezar a puntuar”.

“Estábamos remontando, haciendo la carrera que se me había pedido. Esto es Fórmula 1, estos son los coches. Me ha tocado un fin de semana lleno de mala suerte, todos los problemas que he podido tener me han tocado a mí hoy. Ojalá esto ya sea el final de la mala suerte este año y que a partir de Baréin podamos empezar a puntuar”, señaló en declaraciones a Movistar F1.

Sobre el incidente en la vuelta 12, el madrileño aseguró que habían “perdido el MGU-K” y que eso les ha “obligado a abandonar”. “Una pena, porque la carrera estaba yendo bien; había hecho justo lo que tenía que hacer, una buena salida y meterme en la pelea por los puntos”, subrayó Sainz. “Íbamos atacando a Stroll, y si luego ves dónde ha terminado, que ha sido puntuando… También podemos ver dónde ha acabado Kvyat, que iba detrás de mí. Eso demuestra que los puntos hoy eran posibles después de esa salida”, continuó.