El entrenador del FC Barcelona, Ernesto Valverde, se pasea durante el entrenamiento del equipo previo al partido.
El entrenador del FC Barcelona, Ernesto Valverde, se pasea durante el entrenamiento del equipo previo al partido. / Efe
Publicidad

El FC Barcelona recibe hoy al Valencia CF en el Camp Nou —16.15 horas/beIN LaLiga— en la jornada 32 de LaLiga Santander, un duelo al que los blaugranas llegan tras su inesperada y dolorosa eliminación europea a manos de la AS Roma, una debacle que los valencianistas intentarán aprovechar y evitar pagar los platos rotos de los blaugranas.

Un partido de máxima importancia para ambos equipos ahora que se acerca la hora de la verdad. El Barça necesita 10 puntos en las siete jornadas que restan por disputar, incluyendo este duelo contra un Valencia que también tiene cerca certificar su presencia en la próxima edición de la Liga de Campeones. No hay mejor manera de superar una derrota que con un triunfo en el siguiente partido, una máxima esgrimida por los técnicos y conocida por todos. El objetivo para el Barça no es otro que volver a ganar al Valencia, al que ya ha ganado en dos ocasiones esta temporada y empatado en otra, y coger aire en una Liga que sólo ellos pueden perder, a estas alturas.

Los 11 puntos que sacan al Atlético de Madrid del ‘Cholo’ Simeone, al que tienen ganado el ‘average’ particular, son un mundo pero también parecía tener atado el Barça el pase a las semifinales de la Liga de Campeones y lo dejó perder. Ni el 4-1 de la ida en el Camp Nou ni ser ‘a priori’ favoritos y superiores a la Roma les valió de nada en el Olimpico, donde sucumbieron por 3-0 para sellar su suicido.

Ernesto Valverde negó en la previa haber traicionado al estilo de juego del Barça, aquel ADN que le llevó a su mejor época no hace ni una década. Pero lo cierto es que el equipo blaugrana no pudo jugar en Roma, sólo dar testimonio de su caída buscando un balón que no pudieron hacer mover como de costumbre.

Y el Valencia CF, que llega en buen momento al choque, confía en aprovecharlo pero sabe que puede ser el peor día para visitar el Camp Nou. El Barça debe levantar cabeza, y no es nada nuevo ver a los catalanes golear tras una derrota inesperada. Los de Marcelino García Toral, más frescos física y mentalmente, llegan preparados a la cita y, sin tanta presión, pueden dar un gran paso adelante hacia su meta.

Terceros

Los ‘che’ están terceros en la clasificación, a 14 puntos del Barça pero sólo a 3 del Atlético de Madrid y su segunda posición. Aunque, oficialmente y de cara al público, el objetivo no es la segunda plaza sino sellar la cuarta posición y la ‘Champions’, y ahí tienen al Real Madrid con un punto menos y luego ya, lejos, al Real Betis a 16 puntos por debajo.

Otro motivo para intentar ganar al Barça es quitarle el mal sabor de boca que dejó la eliminación en las semifinales de la Copa del Rey, con una derrota por la mínima en el Camp Nou (1-0, con gol de Luis Suárez) y otra en Mestalla (0-2, Coutinho y Rakitic). En la primera vuelta de LaLiga, en Mestalla, los locales sí lograron empatar (1-1, Rodrigo y Jordi Alba) pero no ganar a los de Valverde.

En el Barça jugará, en principio, un Sergio Busquets que sigue con molestias y jugando infiltrando por la rotura en un dedo del pie, pero que no tiene un recambio ‘natural’ por la lesión de Ivan Rakitic, operado de una rotura en el metacarpiano del primer dedo de la mano derecha. Sin el croata, la presencia del de Badie es más que necesaria.

En el Valencia, Marcelino deja fuera a Nacho Vidal, Martín Montoya y Ferran Torres, y tampoco tendrá la lesionado Francis Coquelin, aunque recupera a Murillo, que no estuvo ante Leganés ni Espanyol, en partidos en los que el Valencia logró la victoria por la mínima, suficiente para alargar la buena racha de victorias.