Barça y Madrid se juegan una década de hegemonía

Los dos grandes favoritos a coronarse en el WiZink Center se han repartido las nueve últimas ediciones • Aún colea la final de 2018

18
Unicaja, Madrid, Barça, Estudiantes, Iberostar, Baskonia, Valencia y Joventut participan desde hoy en la Copa.
Unicaja, Madrid, Barça, Estudiantes, Iberostar, Baskonia, Valencia y Joventut participan desde hoy en la Copa. / ACB Photo
Publicidad

Barça Lassa y Real Madrid vuelven a partir como máximos aspirantes a la gloria en la 83ª edición de la Copa del Rey de baloncesto, que se disputa hasta el fin de semana en el WiZink Center de la capital española, donde Kirolbet Baskonia, Unicaja y Valencia Basket se postulan como alternativas e Iberostar Tenerife, Divina Seguros Joventut y Movistar Estudiantes llegan sin presión para intentar sorprender.

El año pasado, el Barça logró quebrar la hegemonía del Real Madrid en Las Palmas de Gran Canaria, donde se llevó una final no exenta de polémica (92-90), ya que los blancos reclamaron una falta de Víctor Claver a Jeff Taylor en la última acción. Los árbitros no la concedieron y concluyó un emocionante encuentro con Pablo Laso y Luka Doncic, que ahora brilla con fuerza en la NBA, encarándose con sus rivales.

Aquel 18 de febrero de 2018 finalizó una dictadura del Madrid en el torneo que se había iniciado en 2014 y que había engrosado sus vitrinas con cuatro títulos de Copa consecutivos. Al Barça le funcionó el ‘milagro Pesic’, ya que el técnico apenas llevaba una semana en el cargo tras relevar a Sito Alonso.

Pese a que posteriormente el equipo azulgrana fracasó en su asalto a la Liga Endesa, ya que el Baskonia le apartó de la final, sí plantó la semilla de un proyecto más estable que está dando frutos esta temporada, en la que lidera la clasificación de la ACB con dos victorias más que el Real Madrid y vuelve a pelear con los mejores del continente en la Euroliga.

Por su parte, el equipo blanco puede argumentar su excelente rendimiento en la competición continental, donde suma 17 victorias en 22 jornadas, y las ganas de revancha tras el amargo final de la edición pasada en Gran Canaria, donde llegó a perder por 18 puntos en el tercer cuarto y remó hasta morir ahogado en la orilla.

Sergio Llull es duda

El Barça se sigue apoyando a Thomas Heurtel, MVP de la última Copa, Ante Tomic y Adam Hanga como principales argumentos, a los que suma un irregular Chris Singleton, mientras que Pablo Laso vuelve a presentar el poderío interior de Walter Tavares y Gustavo Ayón o la hiperactividad de Facundo Campazzo, aunque llega con la duda sobre el estado de Sergio Llull, que no ha disputado los últimos partidos por precaución.

Hace exactamente una década que la Copa no la ganan ni Barça ni Madrid. Aquel último vencedor fue el Baskonia y lo consiguió precisamente un la capital española, una ciudad con la que vive un idilio especial, ya que también le vio proclamarse campeón en 2006.

El equipo vasco, siempre rodeado por su animosa afición, llega al torneo sin su capitán y máximo referente, Tornike Shengelia, que aún deberá estar un tiempo de baja por su problema de rodilla, ni con otro jugador importante, el base Jayson Granger, que también sufre una lesión importante.

Sin embargo, tanto en ACB como en Euroliga ha demostrado coraje para sobreponerse a las adversidades y en ambas competiciones se está batiendo el cobre con cualquiera gracias al paso adelante que han dado jugadores como Shavon Shields, Johannes Voigtmann o el recién llegado Jalen Jones. La sabiduría de Velimir Perasovic, que ya ganó la Copa como jugador y como técnico, añade peligro al Baskonia.

Por su parte, Unicaja y Valencia Basket también saben lo que es saborear la gloria en la Copa, pero no lo consiguen desde 2005 y 1998, respectivamente, cuando lograron sus únicos títulos.

El equipo andaluz está dando muy bien nivel en la Liga Endesa, donde marcha cuarto clasificado y recientemente venció al Real Madrid en uno de los mejores partidos de la temporada. El gran nivel de Jaime Fernández, que esta temporada ha explotado con mucha fuerza, y el talento bajo los aros de un Giorgi Shermadini en buen momento —MVP de febrero— son sus mejores armas.

En cuanto al Valencia Basket, llega liderado por el jugador más valorado de toda la Liga Endesa, Bojan Dubljevic, y con el estadounidense Will Thomas inmerso en una segunda juventud que le ha convertido en un jugador determinante. Además, ha paliado sus recurrentes problemas de lesiones en los últimos años y tan solo se perderá el torneo Antoine Diot.

El Estu sueña en casa

También se ha convertido en un habitual de la Copa el Iberostar Tenerife, que encara su tercera participación consecutiva con la semifinal del año pasado como mejor resultado. Ante el ‘bajón’ del Herbalife Gran Canaria, tiene la misión de representar al baloncesto insular avalado por su buena trayectoria en Liga, donde es quinto y se ha especializado como ‘matagigantes’. Javier Beirán, Colton Iverson y Tim Abromaitis comparten el liderazgo que ya no ostenta un Thaddus McFadden despedido a días del torneo.

Además, esta Copa de Madrid tiene un sabor especial para el Movistar Estudiantes, que logró clasificarse al arrebatarle ‘in extremis’ la plaza de anfitrión al Montakit Fuenlabrada y encontrando un premio inesperado ante su irregular rendimiento en la Liga.

Ganador en tres ocasiones de la competición, el club colegial llevaba seis años alejado de la Copa y ahora vuelve con una notable mejoría en las últimas semanas (encadena cuatro victorias seguidas jugando en el WiZink Center) gracias a los fichajes de Alessandro Gentile y Shayne Wittington, que se unen al talento anotador de Darío Brizuela, y decidido a repetir la victoria del mes pasado ante su vecino Real Madrid.

Por último, otro histórico que vuelve es el Divina Seguros Joventut, ganador en ocho ocasiones de la Copa, cifra que le convierte en el tercer club más laureado de la competición. Tras dos temporadas muy convulsas tanto deportiva como económicamente y cuatro años después de su última participación, la ‘Penya’ sueña con reverdecer viejos laureles agarrada al base argentino Nico Laprovittola y al interior montenegrino Marko Todorovic, que está brillando en su vuelta al baloncesto español.