El Barça sorprende al Real Madrid (90-92)

Pesic cambia la tendencia del cuadro culé y rompe el dominio copero del Real Madrid con una final agónica pese a ir 18 arriba en el tercer cuarto • El técnico serbio obra el milagro amparado en Heurtel, MVP del torneo, y Tomic

75
El capitán del Barcelona Lassa, Juan Carlos Navarro, alza el trofeo de campeón de la Copa del Rey después de superar en la final a un Real Madrid que venía de ganar las cuatro últimas ediciones.
El capitán del Barcelona Lassa, Juan Carlos Navarro, alza el trofeo de campeón de la Copa del Rey después de superar en la final a un Real Madrid que venía de ganar las cuatro últimas ediciones. / EFE
Publicidad

El FC Barcelona sació su sed de títulos a costa del eterno rival, un Real Madrid que vio el fin a su imperio en la Copa del Rey tras caer (90-92) en la final de Gran Canaria 2018 después de levantar las cuatro ediciones anteriores, una Copa culé bajo el efecto Svetislav Pesic para mudar de ‘pupas’ a campeón.

El técnico serbio obró el milagro de resucitar a un equipo sin rumbo los últimos tres años y medio. El Barça terminó con el dominio blanco en la Copa para cortar una sequía que, sin contar la Supercopa de 2015, llegaba a la Liga de 2014 sin conquistas de categoría. Un periplo de penurias sobre la pista y en los despachos, quemando proyectos hasta el enésimo parche hace una semana.

La historia amparaba a Pesic, pero el enfermo era terminal. El hombre que ya dejó su huella en la Ciudad Condal con un triplete en 2003 logró la metamorfosis en Las Palmas. El Barça bordó los tres partidos y aguantó la prueba de fuego. Un Madrid con 14 victorias seguidas en Copa y que vendió muy cara su piel. Los azulgranas llevaron el peso de la final desde la reanudación, donde llegaron a marcharse de 18 (40-58).

Pese a un déficit clamoroso en el rebote (24-39), pese a una sola canasta de Luka Doncic en el partido, el Madrid se reveló a ceder el trono. Al Barça se le hicieron eternos los tres últimos minutos y el Madrid tuvo incluso la victoria en la última posesión con un triple de Causeur que no entró. Un abrir y cerrar de ojos que pudo cambiar todo. Taylor cogió el rebote y no pudo forzar al menos la prórroga, ni reclamar falta de Claver ya con el Barça celebrando.

La Copa se vendió cara y se guardó lo mejor para el final. El show de primeras fue defensivo. Una final a trompicones y de mucha tensión, forzando imprecisiones a ambos lados de la pista. El Barça se llevó el primer asalto, a pesar de verse 8 abajo en el cuarto inaugural (21-13). De nuevo mostró mimbres el cuadro culé para responder hasta campeonar, con el MVP de la Copa, Thomas Heurtel, Pau Ribas (21 puntos y 24 de valoración), Ante Tomic (17 y 17) y Adam Hanga (12 y 14).

Misma base, otra cara

Un Barça con columna vertebral desde que Pesic hiciera su magia. El pívot croata mejoró a un Tavares sin pena ni gloria en la Copa y ayudó a sortear la buena defensa blanca. Así cimentó su renta el Madrid, aunque se olvidó pronto, con Rudy y Taylor apretando los dientes. La respuesta de Hanga fue la foto de la final. Un vuelo sin motor del húngaro, para taponar al balear y cerrar el cuarto.

Así volvió a enchufarse el cuadro culé en defensa y de paso bajó los humos a un Rudy entonado en Las Palmas y con tres premios MVP en la buchaca. Heurtel retomó su festival particular mientras la estrella blanca Doncic seguía más apagada que nunca. Laso hizo debutar en Las Palmas a Ayón, pero el mexicano no evitó los bailes de Tomic en la zona ni cambió el color blaugrana del rebote.

 

Heurtel, MVP de la Copa, superó en su duelo individual a Campazzo. / EFE
Heurtel, MVP de la Copa, superó en su duelo individual a Campazzo. / EFE

 

Ribas se encargó de abrir la brecha al descanso (29-36) y de poner en órbita al Barça en la reanudación. La final encontró ritmo por primera vez con las defensas del conjunto azulgrana y los puntos del base catalán, otro que vuelve a sentirse jugador con Pesic. El Madrid se ahogó en la defensa rival hasta verse 18 abajo (40-58). Los de Laso trataron de responder a base de triples, sin Doncic, y sólo Rudy y Taylor comprendieron la necesidad de recomponer trincheras.

Rozaba el fin de las penurias el Barça, a costa del eterno rival, con 15 puntos de colchón (52-67) que la muñeca caliente de Carroll recortó con una racha de tres triples. Al Barça se le hicieron eternos los tres últimos minutos, con el aro escupiendo todo y la presión en pista del Madrid causando estragos. Sanders respondió a cuatro puntos seguidos de Campazzo.

Como gato panza arriba se resistió el Madrid. Dos triples de Thompkins, dos tiros libres fallados por Oriola y el campeón con posesión para ganar la final y culminar una remontada histórica. El triple forzado de Causeur apenas tocó aro y Taylor tampoco embocó. Tras tres finales de Copa perdidas ante los blancos, la última en Las Palmas, el Barça concretaba su resurrección.

REAL MADRID 90-92 FC BARCELONA LASSA

REAL MADRID: Campazzo (14), Causeur (2), Doncic (14), Thompkins (17) y Tavares (2) -quinteto inicial- Rudy (14), Carroll (18), Reyes (2), Taylor (2), Randolph (2) y Ayón (3).

FC BARCELONA LASSA: Heurtel (8), Hanga (12), Sanders (12), Moerman (4) y Tomic (17) -quinteto inicial- Navarro (-), Ribas (21), Oriola (9), Koponen (2) y Claver (7).

PARCIALES: 21-15, 13-25 (34-40 al descanso), 18-27 y 38-25.

ÁRBITROS: Hierrezuelo, Pérez Pizarro y Peruga. Eliminados por faltas personales Campazzo y Carroll por parte del Madrid, y Hanga en el Barcelona.

PABELLÓN: Gran Canaria Arena. 9.912 espectadores.