Atlético y Real Madrid buscan en un derbi igualado aferrarse a la liga

El Metropolitano acoge un partido clave para ambos de cara a sus aspiraciones al título

15
Los jugadores del Real Madrid Raphael Varane, Vinicius jr. Karim Benzema, Marcelo y Gareth Bale en el entrenamiento. / EFE
Publicidad

El Wanda Metropolitano acogerá en el día de hoy (16.15 horas) el derbi madrileño entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid, un partido que se presenta igualado y con muchos atractivos, y que puede resultar clave para las aspiraciones de ambos en LaLiga Santander, con los madridistas pudiendo desenganchar de la pelea a los rojiblancos.

El segundo y el tercer clasificado se ven las caras separados por tres puntos y en busca de demostrar si el título liguero realmente les apasiona justo antes de que recuperen el reto de la tan deseada Liga de Campeones. En este sentido, la mayor responsabilidad, si es que existe en este tipo de partidos, sería para los locales, situados más cerca, a seis puntos del FC Barcelona.

Sin embargo, para los visitantes, el partido también es de mucha importancia, no sólo para confirmar la mejoría que lleva mostrando en sus últimos partidos justo en el momento decisivo de la campaña, sino por la obligación de no dar casi por perdida un año más LaLiga con muchas jornadas de antelación.

Por ello, el empate, el resultado más repetido de las últimas temporadas, no les sirve demasiado a ninguno, mientras que un triunfo de uno de los dos serviría para meter un poco más de presión al líder que tiene una siempre difícil salida a San Mamés. Ahora, falta por ver si uno de los dos arriesgará más de la cuenta en busca de esa posibilidad.

El Atlético partirá con la ventaja, además del apoyo de su afición, de haber tenido más tiempo para recuperarse y preparar este partido, al que llega después de encajar su segunda derrota liguera del año, con algo de polémica, en el Benito Villamarín; mientras, el Real Madrid viene de un exigente Clásico copero en el Camp Nou que podría obligar a Solari a hacer rotaciones dentro de una plantilla amplia y con sólo la baja de Marcos Llorente.

Además, el partido tiene también muchos alicientes como el regreso del portero belga Thibaut Courtois ante la que fuese su afición, que parece tenerle preparado un recibimiento ‘especial’, que Simeone espera que sea mucho más agradable con Álvaro Morata, exmadridista que ya fue titular ante el Betis, que se medirá a sus excompañeros y cuyo fichaje no fue visto del todo bien por la hinchada colchonera.

El ‘Cholo’ tendrá las bajas seguras de Diego Costa y Stefan Savic, y la enorme duda de Koke Resurrección, quien está prácticamente descartado después de no entrenar este viernes. Por ello, Ángel Correa o Thomas Lemar pugnarán por ocupar ese hueco que deja el canterano en un centro del campo al que volverá Saúl Ñíguez junto a Rodri y Thomas Partey.

En cambio, el técnico argentino tendrá la buena noticia de la vuelta del capitán Diego Godín para liderar la defensa junto a José María Giménez. Así, Lucas Hernández pasaría al lateral izquierdo, mientras que el colombiano Santiago Arias parte con ventaja en el derecho en detrimento de Juanfran. Y arriba, Morata, que ya sabe lo que es marcar al Real Madrid con la Juventus, formaría la pareja ofensiva con Antoine Griezmann.

LAS PIEZAS DE SOLARI

Por su parte, Solari debe también decidir cómo mueve sus piezas porque, al contrario que el conjunto local, a su equipo le tocará jugar ya la semana que viene los octavos de final de la Liga de Campeones en Ámsterdam ante el Ajax.

El cuadro madridista, sensiblemente mejorado en lo futbolístico y lo físico, realizó un gran desgaste, sobre todo en la primera mitad, el pasado miércoles ante el Barça; lo más seguro es que esto, y los partidos futuros, hagan que el argentino modifique algo su equipo.

Courtois, pese al ambiente que habrá en su contra, debería ser el titular en portería, acompañado en una defensa donde Reguilón parece que relevará a un Marcelo que demostró el miércoles ante los culés en la Copa que aún sigue lejos de su mejor nivel. En el medio, Casemiro será fijo y Ceballos podría dar aire a Kroos o a Modric, mientras que arriba, Benzema, que tendrá un duro examen ante la defensa local, parece indiscutible actualmente, y Bale y Asensio aspiran a tener su oportunidad en detrimento de Vinicius y Lucas Vázquez.