Alonso y Sainz reverdecen la pasión española en casa

Montmeló augura una nueva guerra entre Hamilton y Vettel en un circuito dominado en los últimos años por Mercedes • La llegada a Europa trae las primeras evoluciones serias

26
Fernando Alonso y Carlos Sainz, en la rueda de prensa de pilotos de ayer, previa al inicio del Gran Premio de España en el Circuito de Barcelona-Cataluña.
Fernando Alonso y Carlos Sainz, en la rueda de prensa de pilotos de ayer, previa al inicio del Gran Premio de España en el Circuito de Barcelona-Cataluña. / EFE
Publicidad

El Gran Premio de España de Fórmula 1 aterriza este fin de semana en el Circuito de Barcelona-Cataluña con la dupla española formada por Fernando Alonso (McLaren) y Carlos Sainz (Renault) en estado de gracia y con la voluntad de seguir mejorando mientras que, en la parte alta, se espera otra batalla entre Mercedes y Ferrari.

Alonso terminó séptimo en Bakú en la que él mismo consideró la “mejor” carrera de su vida, tras un accidente en la primera vuelta que casi le obligó a abandonar, y pretende alargar en Montmeló la racha de siete carreras seguidas puntuando en un circuito de su agrado en el que ya sabe lo que es ganar, aunque ello no se produzca desde hace cinco años.

Los 28 puntos sumados por el asturiano en las cuatro primeras carreras del Mundial están ya muy por encima de los 17 que logró en todo el anterior campeonato. Un arranque bueno, sobre todo en cuanto a rendimiento en carrera, que precisa no obstante de una mejoría en la calificación que haga más fácil estar en los puntos.

Sin poder meterse en ninguna Q3 hasta el momento, el reto para Alonso y McLaren está en mejorar los sábados. La pole está lejos para el español, pese a haberla logrado hace 12 años en Montmeló, pero subir peldaños si las mejoras funcionan le daría más números de cara a poder alargar esa buena dinámica en las carreras.

Alonso y Sainz confían en lograr las mejoras que les consoliden como alternativas a Ferrari, Mercedes y Red Bull

Por su parte, Carlos Sainz fue quinto en la última cita en Bakú en un resultado que hace presagiar, junto a las mejoras de Renault para Barcelona, un buen fin de semana. Si bien es cierto que, en el regreso del Mundial a Europa tras las cuatro primeras citas fuera, todos los equipos traen mejoras, y que el trazado es conocido por todos por ser el banco de pruebas, Sainz confía en tener un punto extra.

Contar con una grada propia de apoyo, tener el sueño de poder ganar una carrera de Fórmula 1 y más en casa, y un coche competitivo al que espera adaptarse del todo pronto y que tenga una buena evolución hace que el madrileño confíe en sí mismo y esté tranquilo ante la cita de Montmeló. El de Renault confiesa no estar al cien por cien en su coche, pero los pocos detalles que faltan y su trabajo le hacen estar confiado y seguro de que, pronto, los mejores resultados llegarán.

En cabeza, Mercedes y Ferrari podrían vivir un nuevo episodio en su guerra. A diferencia de otros años, las balas plateadas alemanas no están tan lejos de los Ferrari, que con Sebastian Vettel dominó el arranque del Mundial. Pero la última victoria de Lewis Hamilton en Bakú y la cuarta posición de Vettel propiciaron que el británico vuelva a ser líder.

Territorio Mercedes

Gran dominador de los últimos años en el Circuito de Barcelona-Cataluña, Mercedes sabe que esta temporada no puede relajarse si no quiere verse de nuevo por debajo en esa lucha con los monoplazas italianos. Hamilton, ‘poleman’ en Montmeló los dos últimos años, y conocedor de la dificultad de adelantar en este trazado, espera volver a dominar el sábado para partir con ventaja en el presumible pulso con Vettel.

Los pilotos de Red Bull Daniel Ricciardo y Max Verstappen, tras engancharse en Bakú entre ambos, buscarán en Barcelona el podio número 150 para la escudería con base en Milton Keynes (Gran Bretaña). El primer podio del equipo austríaco llegó en la carrera de Mónaco en 2006, por vía de ‘Superman’ David Coulthard y su tercer puesto, mientras que el 149 lo logró Ricciardo con su victoria en China ya en el presente Mundial.

También Vettel, que contribuyó y mucho a esos podios de Red Bull en el pasado, buscará este fin de semana en Montmeló su 50ª victoria en la Fórmula 1, lo que le situaría además a un triunfo de Alain Prost y algo más cerca de las 63 victorias de Lewis Hamilton, lejos aún así de los 91 triunfos de Michael Schumacher.

Compartir