Al-Attiyah y Price conquistan el desierto peruano

Sainz se reencuentra con la victoria de etapa para cerrar un Dakar tortuoso • Laia Sanz, undécima tras superar dos infecciones víricas

10
Nasser Al-Attiyah.
Nasser Al-Attiyah celebra su victoria. / EFE
Publicidad

El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) y el australiano Toby Price (KTM) se proclamaron ganadores del rally Dakar en las categorías de coches y motos respectivamente, tras la disputa de la décima y última etapa entre Pisco y Lima, con 112 kilómetros de especial.

Toda la emoción del considerado ‘raid’ más duro del mundo, acortado en esta edición, estaba principalmente en las dos ruedas, con Price aguantando su liderato ayudado por el infortunio de Pablo Quintanilla (Husqvarna) para sumar su segundo triunfo tras el de 2016 y el decimoctavo consecutivo para KTM, dominadora en África y Sudamérica.

El chileno había advertido que iba a atacar desde el principio, en busca de enjugar el escaso minuto que tenía de ventaja el campeón de 2016. Pero el sudamericano pagó caro este atrevimiento y se fue al suelo en los primeros kilómetros, despidiéndose demasiado pronto de sus opciones y dejando vía libre a su rival, que además pudo ganar la etapa.

Price no tuvo demasiados problemas y pese a ir ‘tranquilo’ se impuso en Lima con un tiempo de 1h14:01, aventajando en 2:21 al chileno José Ignacio Cornejo (Honda) y en 2:38 a Matthias Walkner (KTM), ganador el año pasado y que subió al segundo escalón del podio a más de nueve minutos.

En cuanto a los españoles, el mejor clasificado en motos fue Oriol Mena (Speedbrain), decimoséptimo en la etapa. El catalán, séptimo en 2018 en su primera participación, volvió a acabar en el Top 10, aunque dos puestos más abajo, el noveno.

Mención especial merece una vez más Laia Sanz (KTM). La catalana no ha podido preparar este Dakar como siempre por culpa de una enfermedad infecciosa, pero aún así ha vuelto a cruzar la línea de meta para mantener su pleno de nueve ediciones acabando la carrera, algo al alcance de muy pocos. La de Corbera de Llobregat rayó de nuevo a gran nivel para ser la mejor mujer y rozar el Top 10 al finalizar en la undécima plaza.

Nani Roma, segundo

En cuanto a los coches, Nasser Al-Attiyah lo tenía todo en su mano para certificar su tercer triunfo en el Dakar tras los de 2011 con Volskwagen y de 2015 con Mini. Con más de 50 minutos sobre Nani Roma (Mini), simplemente no tenía que fallar en forma de accidente o avería mecánica en esta jornada y le bastó con ser duodécimo.

Tras el catarí, tampoco falló el piloto de Folgueroles, que se desquitó de su abandono tempranero por un accidente en 2018 y que finalizó a 46:42 del ganador en una más que brillante segunda plaza y de nuevo en el podio final por primera vez desde su triunfo en 2014. El francés Sebastian Loeb (Peugeot) fue tercero en la general.

Por su parte, el veterano Carlos Sainz (Mini), sin opciones desde los principios del Dakar, entregó su corona de campeón a Al-Attiyah del mejor modo posible, con una victoria en Lima. El madrileño, que no tenía en este 2019 ningún triunfo parcial y que concluyó decimotercero en la general, se desquitó imponiéndose por delante de Loeb por 42 segundos.