d4-1kama_Futbol-7-Escolar-Benjamin-Quintanar-Segoviana_KAM3888
Jugadores de fútbol base del CD Quintanar y de la Gimnástica Segoviana disputan un balón. / KAMARERO
Publicidad

Dicen que la verdad suele estar en el término medio, y no en los extremos. Y una de las pocas verdades en el fútbol de base de Segovia es que, por más que de puertas para fuera se trate de ‘vender’ una relación más o menos cordial, o cuando menos respetuosa entre los clubes, de puertas para dentro el asunto es bastante más espinoso, más allá de las razones que unos y otros puedan exponer.

A lo largo de la historia, Gimnástica Segoviana y Club Deportivo Quintanar han sido protagonistas de no pocos de esos desencuentros, algo que que ha propiciado una relación de mutua desconfianza, aunque afortunadamente más en el ámbito directivo que en el asunto deportivo, porque no han sido pocos los futbolistas que, formados en el club amarillo, han terminado triunfando en el gimnástico.
El último de estos desencuentros viene a cuenta uno de los conjuntos infantiles del Quintanar, del que varios de sus jugadores salieron al final de la temporada rumbo a la Gimnástica Segoviana. Este hecho ha propiciado dos problemas, con una triste solución para ambos.

El primero de esos problemas llegó para el CD Quintanar, que al ver que no contaba con futbolistas suficientes para sacar a un tercer equipo en la categoría provincial infantil, tuvo que dejar de inscribir en el club a varios de los chavales de los que iban a formar ese conjunto, con el consiguiente disgusto de los chicos, aunque algunos de ellos han logrado encontrar acomodo en otros clubes. Afortunadamente, hubo diligencia en el Quintanar a la hora de hacer las gestiones con la Federación, y la comunicación a tiempo de este hecho le evitó la pérdida de la fianza, y la sanción de no poder inscribir a un equipo C de infantiles durante los dos próximos años.

Esta situación no es nueva, puesto que hace varias campañas el Unami sí se vio afectado por la sanción federativa al no poder contar con tantos equipos infantiles como el club preveía, ya que muchos de ellos dejaron el club para ir a otros equipos. El Quintanar, por boca de su secretario, Ignacio Martín, afirma que los clubes grandes de la Comunidad “hacen lo que quieren con nosotros, y no nos dejan mejorar porque nos quitan a los jugadores”.

FUERA DE PLAZO

El segundo problema llegó para la Gimnástica Segoviana, puesto que el club se encontró con 17 jugadores dispuestos para formar un nuevo equipo para la misma categoría provincial infantil, es decir, un conjunto más de los que había inscrito en la Federación dentro del plazo establecido… pero se encontró con que la nueva solicitud que presentó ante la Delegación Provincial para inscribir a ese equipo estaba fuera de plazo, por lo que esos 17 chavales se han quedado sin federar.

Una consulta a la Federación

El CD Quintanar elevó hace algunas fechas una consulta a la Federación Territorial a cuenta del número de futbolistas de su equipo infantil B, seis, que se han ‘trasvasado’ desde su conjunto infantil al de la Gimnástica Segoviana, puesto que entiende que el club azulgrana está incumpliendo la norma que impide que más de dos futbolistas de un mismo equipo se pasen a otro de un club distinto. El hecho cierto es que todos los jugadores de una determinada categoría que pasan de primer a segundo año son libres de irse al club que quieran, pero con la salvedad del artículo 95.3 del Reglamento General, que establece este ‘cupo’ a la hora de acoger futbolistas de otros clubes. Un portavoz del Quintanar señalaba al respecto de la consulta a la Federación que “sólo hemos preguntado a la Federación, porque queremos que todos cumplan con la norma. Nosotros hemos desestimado el contar con un equipo alevín que nos venía entero desde otro club precisamente por respetar la normativa. Si la Federación nos dice que la regla se puede interpretar de la forma que lo está haciendo la Segoviana, pues ya sabremos a lo que atenernos”.

Roberto Álvarez: «Nadie del Infantil D sería del Quintanar»

Roberto Álvarez, director de cantera de la Segoviana, pone el acento en que la entidad sabía desde el primer momento que la solicitud de inscribir a un nuevo equipo infantil estaba fuera de plazo, “pero extraoficialmente se nos dijo en repetidas ocasiones que no iba a haber problema para que el equipo saliera a competir, y por ello seguimos adelante”, además de culpar directamente al presidente del Quintanar, Alberto Barrero, de la negativa federativa a inscribir al equipo, “porque amenazó con impugnar la competición y retirar a todos sus conjuntos infantiles si la Delegación inscribía a nuestro Infantil D”.

“No hay un solo jugador del Quintanar en ese conjunto de la Segoviana, porque todos los que han venido desde ese club van a jugar en regional”, señaló el director de cantera azulgrana, que reconoció que el club está usando un resquicio legal, inscribiendo a los futbolistas en equipos distintos, para no vulnerar la norma de los trasvases de futbolistas, “porque si hemos traído a los chicos es para darles una proyección deportiva que actualmente no le puede dar otro club en Segovia. Quizá en un futuro cambien las cosas, pero ahora son así”.

Álvarez quiso destacar que si el Quintanar no pudo formar un tercer equipo infantil “no fue por culpa de la Segoviana, sino porque no tenía jugadores, y lo sabía desde hacía tiempo, porque no puedes pensar en contar con unos futbolistas que no te han firmado la hoja de renovación para la siguiente temporada, y que incluso alguno de ellos, a través de sus padres, ya te han informado de que no van a seguir en el club”.

Alberto Barreno: «No hemos amenazado a nadie»

Alberto Barrero, presidente del CD Quintanar, niega de manera categórica que amenazara a nadie de la Delegación Provincial de Fútbol con retirar a sus equipos e impugnar la competición provincial infantil, “porque sabemos que la Federación iba a hacer lo que tenía que hacer, pero no porque nadie se lo fuera a decir”. Otra cosa muy distinta es que el club que preside pudiera solicitar la impugnación de esa inscripción si se hubiera producido, “y aunque es algo que no ha pasado, sí puedo asegurar que somos un club al que le gusta que se cumplan las normas”.

Barrero esgrime una resolución del Comité Ejecutivo de la Federación Territorial en el que se deniega la solicitud por parte de la Gimnástica Segoviana de inscribir a los siete futbolistas procedentes del CD Quintanar cuando la norma dicta que no pueden ser más de dos, “pero la Segoviana, el último día del plazo, los inscribió en equipos distintos para burlar la normativa. Por eso hemos solicitado a la Federación que nos aclare si puede hacerse esa inscripción, porque creemos que el espíritu de la norma no es ese”.

Además, el presidente del Quintanar reconoce una llamada de Agustín Cuenca para tratar el asunto, “pero yo le dije que si se pensaba que sus jugadores valían más que los míos. Nosotros hemos tenido que aumentar el número de jugadores de nuestros conjuntos infantiles para tratar de dar acomodo a los que se quedaron sin poder formar ese tercer equipo, cuando no facilitar su llegada a otros clubes. La Segoviana tiene costumbre, en este tema de la cantera, de hacer siempre lo que le da la gana, y llega un momento en el que hay que decir basta”.