dep2_3-campus-stoprgol
El jugador madrileño, en uno de los ejercicios con los niños mirando. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Primera hora de la mañana en el pabellón Pedro Delgado. La veintena de niños que toman parte en el Campus StopGol se disponen a comenzar una nueva jornada repleta de actividades de la mano de sus monitores a las órdenes de César Arcones. Pero la jornada no va a ser la normal en un día más del Campus, porque tras los primeros ejercicios, sobre la cancha del pabellón aparece Javi Alonso, uno de los mejores jugadores de la pasada temporada en la Liga Nacional de Fútbol Sala vistiendo la camiseta del Naturpellet, y que en la próxima campaña vestirá los colores del Levante.

El ala madrileño disfrutó como un niño de una jornada con los más jóvenes, como no hace mucho hizo también en el Campus de Carlos Muñoz en Madrid. Y es que cada día son más los jugadores que, de muy buen grado, ceden unas horas de sus vacaciones para tomar parte en los campamentos de fútbol sala, compartiendo juegos con los chicos cuyas caras son el vivo reflejo de la admiración que sienten por los jugadores que ven desde la grada, o por la televisión.

Juegos de habilidad, de persecución, partidillos… siempre con el balón como protagonista, porque existen pocas cosas que puede divertir más a un chaval que un balón, una zona para jugar, y un compañero para compartir el juego. Así se pasó la mañana en el Campus StopGol,
El jugador, uno de los más habilidosos de la Liga, señaló la importancia que tiene para él la participación en esta clase de actividades, “porque es una forma de enseñar los valores que tiene el fútbol sala, que son los mismos del fútbol, o del baloncesto, y que como jugador profesional yo les puedo aportar. Siempre que me invitan a alguna de estas actividades procuro acercarme, porque para mí es una gozada hacerlo. Lo mejor es que los chicos se diviertan y que sigan conociendo gente, que a estas edades es importante que disfruten con sus amigos”.

UNA RELACIÓN ESPECIAL

Javi Alonso tiene una relación especial con Segovia, y con el Naturpellet, con el que ya ha jugado en dos etapas. El balance que el jugador hace de su paso por el equipo es siempre positivo, “en mi primera etapa estuve muy a gusto, tanto como lo he estado en la segunda. Sabía que regresaba a la que fue mi casa, y he pasado un año increíble con los compañeros, con el cuerpo técnico y con la directiva. Siempre le voy a estar muy agradecido a Segovia”.

Ha llegado el momento del cambio, y Javi jugará esta campaña en el Levante a las órdenes de David Madrid “que es un paso adelante en mi carrera”, que confía pueda culminar con la internacionalidad, “ya que nunca sabes lo que va a necesitar el seleccionador en un momento dado. Todos los jugadores trabajamos duro para intentar llegar a la Selección, y no es algo que vea lejano. Ojalá algún día el equipo nacional necesite de un jugador de mis características”.