El presidente de la Gimnástica Segoviana, Agustín Cuenca. / KAMARERO
Publicidad

La conversión de la Gimnástica Segoviana en Sociedad Anónima Deportiva es un asunto que lleva girando en torno a la actualidad del club desde que la gestión de la actual junta directiva consiguiera minimizar la deuda de la entidad hasta hacerla prácticamente inexistente. De esta manera, no han sido pocos los grupos inversores que se han interesado por la situación del club gimnástico, y por su interés en convertirse en SAD.

Hasta la fecha, la directiva de la Segoviana había hecho caso omiso de estos ‘cantos de sirena’, y aunque tanto Agustín Cuenca como los directivos son de la opinión de que el club “solo puede crecer con dinero”, no habían tenido en cuenta ese interés por parte de los grupos inversores, hasta que hace pocas fechas, uno de estos grupos generó en el club la suficiente confianza como para que, después de una serie de conversaciones, la Segovia la enviara documentación relativa a su situación actual tanto deportiva, como económica y social.

Agustín confirmaba este hecho “aunque se trata de un estado inicial y todavía queda mucho por tratar”, al tiempo que hacía constar la seriedad del grupo que solicitó la información del club, si bien no aportaba más datos acerca de la procedencia de éste, ni de su posible vinculación con el mundo del fútbol “porque no hay nada concreto, tan solo un intercambio de información”.

A FAVOR, Y EN CONTRA

Además, hay un hecho que en ningún caso se puede pasar por alto, y que el presidente de la Segoviana destaca, como es que “en ningún caso vamos a hacer nada sin el consentimiento de los socios, a los que daremos la palabra en el caso de que el grupo inversor quiera entrar con nosotros, y nos presente un proyecto lo suficientemente atractivo como para que se lo presentemos a la masa social. Entendemos que estamos tratando con gente seria, y aunque todo el mundo tiene miedo a equivocarse, creemos que puede ser interesante para el club”.
A este respecto, ya se han pronunciado algunos colectivos de socios, como los de la peña Segovirras, pronunciándose en contra de la conversión del club en Sociedad Anónima Deportiva, “y es una opinión muy respetable, como ya se lo comenté cuando hablé con sus representantes el pasado fin de semana”, señala Agustín, que de momento no vincula la conversión en SAD de la Segoviana a una hipotética presentación a las elecciones a la presidencia del club azulgrana.