Publicidad

La Semana del Ciclismo Segoviano con el que la Unión Ciclista Segoviana y la Delegación Provincial ponen su grano de arena para que las Fiestas de Segovia tengan un extraordinario aire deportivo, corren el riesgo de tener que salir de las calles céntricas de la ciudad debido a las obras inacabables en el paseo Ezequiel González.

El tramo de carretera que asciende desde la rotonda de Cándido hasta la Estación de Autobuses, y que se convierte de manera habitual en la recta de meta de las pruebas ciclistas, se encuentra en obras debido al hundimiento del firme en algunas zonas, que obligó a una remodelación en un tramo de alrededor de cincuenta metros que se está prolongando mucho más de lo previsto, debido a un parón en los trabajos que está llevando a que, de los dos carriles de la carretera, uno lleve varias semanas inutilizado.

Al consabido problema de tráfico, al tratarse de una zona con mucho volumen de vehículos a unas horas determinadas, se le une ahora un buen quebradero de cabeza en el aspecto deportivo, ya que dos de las tres etapas que compondrán la Vuelta a Segovia en su edición de 2019 (que se celebrará los días 21 a 23 de junio) tendrán su tradicional final en el paseo Ezequiel González, a la altura del restaurante Atenas… siempre que las obras estén finalizadas, algo que nadie está en disposición de confirmar a menos de un mes de que eche a rodar la ronda segoviana.

La ronda segoviana se disputará del 21 al 23 de junio, y tendrá salidas en Fuenterrebollo,
La Lastrilla y Torrecaballeros

La titularidad de la vía es de la Junta de Castilla y León, pero según el acuerdo alcanzado entre ambas instituciones, el Ayuntamiento acometió la renovación de la red de saneamiento, y una vez terminada esta actuación tendría que ser la Junta la que procediera a asfaltar la calzada. Pero la realidad es que la obra (otra más en la ciudad), lleva un buen número de semanas sin terminarse.

La realidad es que los organizadores de las carreras ciclistas segovianas ya han podido constatar los riesgos que supone este tramo del paseo Ezequiel González cuando los corredores se lanzan tras el ascenso por la cuesta de Los Hoyos. El Trofeo José Luis de Santos y la Vuelta a Los Pinares han sido una buena piedra de toque para calibrar esos riesgos, y no se puede olvidar que la infraestructura de la Vuelta es mucho mayor que la empleada en estas carreras de un día.

En el caso cada día más probable de que la carretera siguiera de obras a finales del mes de junio, la Vuelta a Segovia se plantea cambiar el final tanto de la segunda como de la tercera etapas, aunque todavía existe la confianza de que los trabajos puedan finalizarse, y tanto la ronda segoviana como el resto de pruebas con final en la ciudad, puedan celebrarse con normalidad.

INCLUSO GRATIS

No está resultando sencillo para los organizadores de las pruebas ciclistas el poder cumplir con la normativa vigente, mucho más dura ahora que en años anteriores, a la hora de organizar las carreras. Así, poco a poco el calendario ciclista se ha ido vaciando de citas, y aunque todos quieren tener a un Pedro Delgado en casa, pocos entienden que para que haya un Tour de nivel hacen falta carreras pequeñas para que se formen los ciclistas.

La Vuelta a Segovia para categoría élite y sub 23 se mantiene en el calendario, y ello le ha supuesto que un buen número de escuadras ciclistas se fijen en la ronda segoviana para seguir trabajando con sus corredores. Las ofertas para participar en la 57 edición de la Vuelta a Segovia han sido tan numerosas que incluso varios conjuntos de fuera de España han ofrecido disputar la carrera corriendo con todos los gastos que ello les suponga.