Una visita exigente

163

El Viveros Herol Nava se ha convertido en la referencia de la categoría para el resto de conjuntos de la División de Honor Plata que suelen estar ‘locos’ por endosar la presión del favorito a cualquier equipo que no sea el suyo. Y, como quiera que todavía no ha habido un solo encuentro de liga en el que el conjunto navero se haya quedado sin sumar al menos un punto, poco han tardado el resto de rivales en colocar a los de Dani Gordo como los principales candidatos al ascenso, aunque (aún) no lo sean, porque suena extraordinariamente pretencioso colocar a nadie ese cartel cuando la competición no ha cumplido siquiera un tercio.

La visita al pabellón Ángel Nieto de Zamora es de esas que se marcan en rojo en el calendario, tanto por el hecho de ser el primero de los derbis autonómicos que disputará el conjunto navero, ya que el choque frente al Villa de Aranda se jugará en el mes de diciembre, como por tener como rival a un equipo recién descendido de Liga Asobal, que apuesta por retornar cuanto antes a la máxima categoría del balonmano nacional, aunque no haya comenzado la temporada de la mejor manera para sus intereses, fuera de las plazas de play off, aunque no demasiado lejos como para descartarlo. Más que nada porque al MMT Zamora que suele destacar por su espíritu de lucha, nunca se le puede dar por descartado.

UNA REFERENCIA QUE NO VALE

La referencia directa que tiene el Viveros Herol Nava con respecto a su rival zamorano la aporta el encuentro amistoso que a mediados de agosto jugaron ambos conjuntos en el frontón de Nava, si bien pocas conclusiones se pueden sacar de un encuentro al que los segovianos llegaron en mejor momento que sus oponentes, superándolos con facilidad, aunque con la mala noticia del esguince de rodilla que se produjo Álvaro Rodrigues, al que el club mima su estado físico desde entonces. El MMT Zamora ha mejorado mucho con respecto a ese día, aunque acudirá al encuentro de esta tarde con las ausencias de Jortos y Magariño, y el Viveros Herol lo hará sin Adrián Rosales.

En el duelo de dinámicas, las cuatro victorias consecutivas de los naveros contrastan con los tres partidos sin ganar que suman los zamoranos, que en su feudo se han dejado dos de los seis puntos en juego. Los de Leo Álvarez, aunque cuentan en su plantel con jugadores como Octavio Magadán, que es quien dirige al equipo, Sebastián Ceballos o Dalmau Huix, capaces de sumar un buen número de goles a lo largo de los partidos, no están siendo regulares a lo largo de los partidos, y en una categoría como la División de Honor Plata, ello se acaba pagando.

Controlar a Octavio Magadán será una de las principales premisas que deberá cumplir el equipo si quiere llevarse los dos puntos de Zamora. El duelo promete emociones fuertes, y aunque el rival es de los fuertes de la competición, el Viveros Herol quiere aprovechar su buen momento de forma para llevarse la victoria.