El mediocentro del CD La Granja Juli conduce un balón en el centro del campo ante la presión de un rival. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El CD La Granja abrió la segunda vuelta de la competición con una victoria sobre el Deportivo Palencia en un partido con cierta ‘miga’ después de que el conjunto palentino ganara en el Tribunal de Arbitraje de Castilla y León su derecho a jugar el primer encuentro de Liga, suspendido por la Federación ante la falta de fichas diligenciadas por parte del club de Palencia, y que en su desarrollo no estuvo exento de una cierta dureza.

El hecho de que el equipo del Real Sitio apenas hubiera podido ejercitarse durante la semana por la nieve caída sobre La Granja pasó factura a los de Maroto, pero curiosamente lo hizo en los primeros minutos de juego, en los que a los segovianos les costó hacerse con el ritmo del encuentro, encajando el 1-0 pagando caro un error en el marcaje tras un saque de esquina, que permitió a Ezequiel batir a Lorenzo.

Pero poco a poco los visitantes le fueron cogiendo el aire al partido, poniendo sobre el terreno de juego tanta intensidad como su oponente, y cumplida la media hora de juego Juli batió a Sebastián para restablecer las tablas en el marcador, y llevar el partido al descanso con 1-1.

En la segunda parte el CD La Granja fue a más, mientras que su oponente se fue paulatinamente viniendo abajo en el apartado físico. El conjunto del Real Sitio dispuso de buenas oportunidades para marcar, hasta que en una de ellas el balón enviado en largo hasta Dani Lázaro fue controlado por el interior granjeño, que desde la frontal soló un latigazo ante el que nada pudo hacer el portero local.

Pese a que aún restaban un buen puñado de minutos hasta el final del choque, el control que ejerció sobre el mismo el plantel segoviano impidió prácticamente cualquier acercamiento palentino, y más aún cuando el equipo de casa se quedó con un hombre menos por la doble amarilla que recibió Daniel. Así pudo el CD La Granja pasar con algún que otro agobio, pero sin un peligro real, los últimos minutos de un encuentro que se presentaba complicado, pero del que logró llevarse los tres puntos mostrando una gran solvencia.