Imagen del encuentro que disputaron en el Emperador Teodosio el Alhambra Unami y el Villamuriel / NEREA LLORENTE
Publicidad

El Alhambra Unami cerró la temporada en lo que a la Primera Nacional femenina se refiere, con una cómoda victoria sobre el conjunto del Villamuriel, con lo que termina la campaña en la segunda plaza de su grupo, por detrás del Ponce de Valladolid.

Con un plantel compuesto por hasta seis jugadoras de categoría junior, el conjunto segoviano llegó hasta el pabellón burgalés con muchas ganas de agradar, controlando el marcador sin abrir grandes diferencias, hasta que mediado el primer cuarto, la defensa visitante elevó el nivel, secando la producción ofensiva del Villamuriel, hasta el punto de que el equipo de casa estuvo durante cinco minutos sin anotar punto alguno, por lo que la renta fue aumentando para el Unami hasta el entorno de los diez puntos, y aún pudo ser mayor si las jugadoras segovianas hubiesen mejorado su porcentaje de aciertos en los lanzamientos libres.

El segundo cuarto fue el del amago de reacción de las burgalesas, que con un parcial de 7-0 entraron en el partido, aunque de nuevo el Alhambra minimizó los daños en los minutos finales, en los que de nuevo apretó en defensa para abrir algo más la diferencia, y llegar al descanso con seis puntos de renta (25-31).

AMPLIANDO LA DIFERENCIA

Hubo más intención defensiva tras el descanso, y los colegiados tuvieron bastante más que pitar. Las canastas fáciles brillaron por su ausencia, y las jugadoras tuvieron la oportunidad de ir a la línea de tiros libres en un buen número de ocasiones, sobre todo las jugadoras del Unami, que con un porcentaje algo irregular sí fueron anotando sus puntos, esforzándose en la zona defensiva para impedir que el Villamuriel fuera restando la desventaja.

Como había venido sucediendo en los dos cuartos anteriores, el equipo visitante mejoró en los últimos minutos, en los que logró ampliar su ventaja hasta los dieciséis puntos (32-48) que dejaba prácticamente finiquitado el partido.

La renta llegó hasta los veinte puntos iniciado el último período del partido, con Melissa Correa machacando una y otra vez el aro local. Con la diferencia suficiente, el conjunto de Alicia Alonso pudo disfrutar del último encuentro de una temporada complicada para el equipo, que sufrió la ausencia de jugadoras importantes mediada la temporada, pero que a cambio ha brindado interesantes minutos de juego a las componentes del equipo junior, la base del futuro del club.