Publicidad

Resulta complicado sustraerse a la llamada que la Escuela que Porteros ‘StopGol’ realiza, coincidiendo normalmente con las vacaciones escolares, para que todos aquellos que deseen disfrutar de una jornada expresamente diseñada para los guardametas pueda hacerlo. La originalidad de los ejercicios, y el trato personalizado que destinan a los chicos tanto César Arcones como el resto de los miembros de su equipo, resultan un atractivo que lleva a que las Masterclass sean un interesante acontecimiento que los más jóvenes no se quieren perder.

De esta manera, más de una treintena de chavales de diferentes edades se presentaron en la pista del pabellón Pedro Delgado para realizar los ejercicios que habían dispuesto los miembros de StopGol. Divididos por edades para que todos los ejercicios estuviesen adecuados a ellos, los jóvenes porteros fueron pasando por cada una de las ‘estaciones’ que no fueron de penitencia, sino de mejoría, puesto que en cada una de ellas un par de monitores les indicaba la mejor forma de actuar, con el fin de que la repetición de movimientos consiga hacerse automática y sea la que se lleve a cabo durante los partidos.

Porque todos los ejercicios programados tenían el fin último de conseguir que los guardametas adquieran unos hábitos a la hora de afrontar los lanzamientos de los rivales que les permitan elevar sus porcentajes de paradas. Así, y utilizando elementos que no suelen darse en los entrenamientos normales, los cancerberos fueron mejorando sus reflejos, aprendiendo a ‘sacar la pierna’ en los disparos rasos y ajustados a los palos, o acelerando su capacidad de respuesta a los remates dobles. Todos salieron satisfechos, y la mayoría repetirán la experiencia el próximo lunes, ya que StopGol organizó dos sesiones, y la segunda de ellas tendrá lugar el 22 de abril en el mismo escenario.