Publicidad

La Gimnástica Segoviana dejó encarrilado su acceso al play off de ascenso a Segunda División B, que en las últimas jornadas parecía algo menos definitivo tras el arreón de Numancia B y Astorga, al imponerse al filial soriano por la mínima, en un encuentro en el que el equipo gimnástico sufrió sin la pelota en la primera parte, aprovechó la endeblez de la defensa soriana para marcar sus goles, y vivió con tensión los últimos minutos por culpa de un error que a punto estuvo de costarle dos puntos.

Tras lo visto en los últimos partidos del conjunto gimnástico, da la impresión de que los rivales le han tomado la medida a la defensa de tres centrales y dos carrileros, por más que en el encuentro ante el Numancia B el único que ejerció esa función fuera Adrián, ya que Asier optó por aguantar más la posición, sabedor de que su estado físico no es el óptimo, y el desgaste podía pasar factura. Pero ante un rival con futbolistas de calidad como el filial soriano, durante el primer tiempo se echó de menos a un compañero para que Manu no tuviera que recorrerse mundos enteros intentando llegar a todas las ayudas. Con Álex Conde lejos de su mejor momento, con Calleja tratando de ayudar sin ser un jugador de corte defensivo, y con Mika y Agus Alonso descolgados, las opciones de recuperar el balón eran escasas, y así el Numancia B controló el primer tiempo, sin apenas sufrir llegadas al área del gigante Taliby, llegando a tres cuartos de campo con cierta facilidad, aunque sin crear peligro real sobre el marco de Facundo.

UN CÓRNER AL PRIMER PALO

Sin embargo, bastó con que la zaga soriana se equivocara en la concesión de un saque de esquina para que la Segoviana sacara el colmillo, y en una acción de estrategia, Juan de la Mata entrara con facilidad al primer palo para rematar un buen servicio de Calleja.

Curiosamente, el gol le cayó fatal a la Segoviana, y espabiló a los jóvenes jugadores sorianos, que se echaron el partido a la espalda para tratar de empatarlo antes del descanso. Pudo hacerlo Alfredo rematando a las manos de Facundo un centro de Moha, pero quien finalmente lo consiguió fue Silva, cabeceando en el segundo palo un excelente envío de Ekiza.

MIKA, A LO SUYO

El 1-1 ponía justicia a una primera parte en la que Segoviana y Numancia B no habían hecho más que medir su pegada. Pero apenas reiniciado el encuentro, un directo al mentón por parte de Mika vino a poner al filial al borde del K.O.. En una de las pocas acciones en las que Álex Conde pudo tener medio segundo para pensar, el talaverano recibió de Asier para habilitar a Mika, que entrando entre los dos centrales se plantó delante de Taliby, y no perdonó el 2-1.

Llegaron entonces los mejores minutos de la Segoviana, que se asentó en el campo mucho mejor que en la primera parte, sobre todo porque adelantó la línea defensiva lo suficiente como para achicar los espacios a un oponente que ya no estaba tan preciso en sus entregas, y lanzando contragolpes que amenazaban la portería soriana mucho más de lo que el rival generaba sobre el marco de Facundo. Dani Calleja tuvo el 3-1 en sus botas después de una extraordinaria asistencia de Mika, pero se durmió dentro del área, donde normalmente se dispara primero y se pregunta después, y perdió la oportunidad. También la tuvo Agus Alonso, pero el zaragozano aún está falto de velocidad, que no de empeño, y su lanzamiento desde la frontal no fue todo lo peligroso que se esperaba, como tampoco lo acabó siendo un centro chut de Mika que acabó en las manos de Taliby.

JAVI MARCOS PONE EL SUSPENSE

Y, como suele pasar en este mundo del fútbol, cuando mejor estaba la Segoviana llegó el gol del empate, después de un error de comunicación entre Javi Marcos y Facundo, que acabó con el central cediendo la pelota al portero que estaba fuera de su marco. El regalo fue aprovechado por Guillermo para marcar a puerta vacía el 2-2 y provocar un fuerte temblor en la zaga gimnástica, hasta entonces bastante segura.

Fue el equipo local quien dio el paso adelante buscando el gol de la victoria, con Domingo haciéndole la vida más fácil a Manu, y Diego Gómez complicándosela a los centrales. Tanto fue así que la fe del delantero segoviano propició un saque de esquina, que terminó (curiosamente) de la misma forma que acabó el botado en la primera parte. Dani Calleja la puso al primer palo, donde de nuevo entró Juan de la Mata más solo que la una, para rematar de cabeza el 3-2. El cambio de sistema de Manu para fortificar el centro del campo, y la veteranía de los jugadores gimnásticos hizo el resto, y la Segoviana sumó unos importantes tres puntos que le permiten seguir mirando hacia arriba. Y el liderato vuelve a no quedar lejos…