dep3_1-baloncesto-saltamont
La plantilla del Saltamontes Valverde, que se proclamó campeona de la Copa Delegación tras ganar a la UVa-SG / DELEGACIÓN PROVINCIAL
Publicidad

El Saltamontes Valverde prolongó su dominio en el baloncesto provincial femenino al imponerse al conjunto de la UVa-SG en la final de la Copa Delegación, impidiendo de esta manera que el conjunto universitario revalidara el título que logró la pasada campaña. Y lo hizo mostrando las señas de identidad que han caracterizado a este conjunto a lo largo de los años, con una pasión por el baloncesto que no conoce de carnets de identidad, un trabajo defensivo del que nadie se ‘borra’ y la calidad técnica de determinadas jugadoras que las nuevas generaciones han podido igualar.

La UVa, que apunta como alternativa al dominio del Saltamontes, se mostró en la final como un conjunto mucho más sólido en el apartado físico que su oponente, pero técnicamente aún con margen de mejora, y por ese lado se le marchó un partido que dominó al principio gracias a una buena defensa que dejó al Saltamontes sin poder anotar en los primeros cinco minutos de encuentro, aunque ello no sirviera para marcar diferencias importantes.

Con Carlota cogiendo el mando del encuentro, más Silvia y Paloma poniendo decisión en las alas, paulatinamente el Saltamontes se fue haciendo con el control del juego, dando la vuelta al marcador, aunque con su rival no demasiado lejos. Un triple de Muñoz sobre la bocina, que llegó a recibir la felicitación de su rival, colocó el 14-12 que dejaba las espadas en todo lo alto.

DEL ATASCO…

En el segundo cuarto comenzó a vislumbrarse el ‘atasco’ ofensivo del conjunto universitario, que sumó ocho minutos sin anotar, en buena medida gracias a la defensa del Saltamontes, con la intensidad justa para dificultar las acciones de sus oponentes sin incurrir en demasiadas faltas personales. Pero, como quiera que en el otro aro había más claridad en el lanzamiento, pero los porcentajes tampoco eran demasiado altos, la UVa se quedaba a expensas de un ramalazo de calidad individual, como el que puso Galindo en el tramo final del período aprovechando que Carlota de Sousa estaba cogiendo un poco de aire en el banquillo, para propiciar la reacción universitaria, y dejar el encuentro con un igualado 20-19 con la bocina decretando la llegada del descanso.

El partido estaba planteando duelos individuales, como el que mantenían Ruth Barreno y González en la pintura, más el de Silvia Vacas y Paloma Iglesias frente a Galindo y Muñoz. Pero, sin duda, quien marcaba el ‘tempo’ del partido era Carlota de Sousa, que no encontraba réplica en el rival, y apuntaba como el factor desequilibrante del encuentro, no en vano fue nombrada la jugadora más valiosa de la final.

… AL APAGÓN

Sin embargo, y aún siendo destacada, no fue la actuación de la base del Saltamontes la clave de la victoria del conjunto de Valverde, sino el brusco ‘apagón’ que sufrió la UVa a partir del descanso. Si ya el equipo valverdano había demostrado saber cerrar su aro en el segundo cuarto, en el tercero su trabajo encontró aún más premio, porque las jóvenes jugadoras de la UVa no consiguieron anotar ni una sola canasta en juego, entrando en una espiral negativa que las llevó incluso a errar varios tiros libres que habrían dado algo de vida al equipo, porque el Saltamontes tampoco tenía el día extraordinariamente inspirado en el ataque, pero poco a poco fue metiendo sus puntos hasta lograr una diferencia de nueve con los últimos diez minutos aún por disputarse.

La defensa del equipo valverdano y el mal día en el tiro de las universitarias dejaron sentenciada la final antes de tiempo

La renta del Saltamontes Valverde no era de las insalvables cuando de baloncesto se trata, pero en la final de la Copa pareció el Everest para la UVa, que en el último período se volvió a estrellar una y otra vez con la defensa de un equipo al que la veteranía no le impidió poner muchísima intensidad bajo su canasta, lo que unido al horrible día en el lanzamiento de las universitarias, provocó que la final se acabase antes de tiempo.

Al finalizar el encuentro, el Saltamontes se alzó con toda justicia con el título de campeón de Copa. Un justo premio para un grupo de jugadoras que tiene una inagotable pasión por el baloncesto. El futuro será de la UVa, pero el presente, (y suma ya un buen número de temporadas siendo presente), es del Saltamontes.