dep1_1_Rociopardos
El jugador de la Gimnástica Segoviana Asier Arranz controla un balón con el pecho frente a La Bañeza. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

Hay días en los que la alegría invade un vestuario lejos de los asuntos deportivos. Hoy fue uno de ellos. Una jornada especial para la familia gimnástica, en especial para su entrenador Manuel González, que fue padre de una niña. Por esta razón, el técnico madrileño no se desplazó a Segovia para completar el entrenamiento y, asimismo, no pudo compadecer ante los medios en la rueda de prensa previa al partido contra la Cebrereña. Ante su ausencia, tomó las riendas el segundo de a bordo, Ramsés Gil.

En los micrófonos, valoró al conjunto abulense, que pese a no haber sumado todavía de tres tiene grabado a fuego el apelativo de campo duro: “El encuentro del domingo no tiene nada que ver con lo que hemos jugado hasta ahora. Al menos a mi criterio es el típico campo que da la sensación de vivir siempre el mismo partido. Es muy complicado, ya que tiene unos condicionantes que te obligan jugar a una manera distinta de la habitual y a plantear un sistema distinto. Hay que prepararlo bien tanto a nivel táctico como psicológico”; y recalcó: “Casi siempre hemos sacado algo positivo allí, aunque como no lo preparemos bien podemos salir con una derrota”.

«A mi criterio es el típico campo que da la sensación de vivir siempre el mismo partido. Tiene unos condicionantes que te obligan jugar a una manera distinta de la habitual»

En cuanto a las novedades en el once, podría incluirse al delantero Miguel Ángel Junco ‘Mika’, que debutó con gol ante La Bañeza. Sin embargo, Gil se mostró cauto y apuntó: “Mika está bien. Estamos contentos con su rendimiento. Ha cogido ritmo de juego en apenas quince días. Por suerte a día de hoy tenemos donde elegir y el sábado decidiremos la convocatoria”. En el apartado de ausencias, destacó: “Quitando las bajas que ya conocíamos, como la de Juan de la Mata, el resto llega en buen momento. Cuando coges una dinámica positiva todo se ve con buena cara”.

Asier ‘polivalente’ Arranz

A su lado estuvo el polivalente Asier Arranz, que en el inicio de esta campaña está acompañando a Manu en el pivote con meritorias actuaciones. “Ahora estoy acoplándome a lo que me pide el míster este año, pero estoy bastante cómodo. Es muy fácil jugar en este equipo, gracias a los jugadores de calidad que tiene”, explicó Arranz. Respecto al duelo que se dirimirá en El Mancho el domingo, comentó: “Será un partido difícil, en un campo pequeño con el césped irregular. Sabemos que estará mal para las dos plantillas y tenemos que intentar adaptarnos lo mejor posible con el único objetivo de ganar, puesto que estos puntos valen lo mismo que los del Zamora”.

Compartir