Publicidad

José Soriano, presidente de la Delegación Provincial de Fútbol, pasa revista a la situación del fútbol y del fútbol sala segoviano, en una temporada marcada sobre todo por la desaparición del Segovia Futsal.

— ¿Qué balance de la temporada se puede hacer desde la Delegación Provincial?
— A nivel de fútbol, prima la desilusión de que no haya subido la Gimnástica Segoviana, y de que hayan bajado el Cuéllar y la UD El Espinar. A nivel de fútbol sala… que desaparezca precisamente del lugar donde nació creo que es algo que debemos meditar todos. Hay que trabajar desde ahora mismo para que el fútbol sala vuelva a Segovia.

En el resto de apartados, es positivo que hayan aparecido dos conjuntos segovianos en la Liga Regional Femenina, con Quintanar y Monteresma. Estamos intentando crear una liga provincial femenina, con cinco equipos interesados, y espero que podamos sacarla adelante. No cabe duda que por el tema del fútbol sala el balance de la temporada no puede ser muy bueno, pero sí considero que es bueno.

— ¿Lo mejor de la temporada puede haber sido que el Turégano haya aceptado el ascenso a la Regional de Aficionados?
— La verdad es que sí. Últimamente estamos viendo que los campeones de las ligas provinciales no suben por los problemas que tiene la competición regional, con largos desplazamientos y el hecho de tener que entrenar más. Creo que el tema económico ya no es lo más importante a la hora de aceptar el ascenso, sino el compromiso de los jugadores. La directiva y los futbolistas del Turégano han sido valientes, y espero que su estancia en la Regional no sea cosa solamente de una temporada, sino que se quede un equipo más de Segovia en la categoría durante mucho tiempo.

— ¿El descenso del Cuéllar ha sido uno de los aspectos más difíciles de digerir?
— Lo del Cuéllar ha sido increíble. Es cierto que están así las leyes, pero que el cuarenta y cinco por ciento del grupo A de la Regional descienda a liga provincial me parece exagerado. Estas cosas se deben de retocar, es imposible que un equipo que se ha clasificado en un puesto aceptable en la competición al final termine descendiendo. No es lógico bajo ningún concepto.

— Hablando de la desaparición del Segovia Futsal…
— Ese club tuvo su época gloriosa, y todos sabemos que no tiene socios, sino abonados. El dinero entraba más o menos lo que se quería, pero cuando se ha querido gestionar con unos recursos lógicos, o no se ha tenido interés, o se ha ido perdiendo. Cambios de presidente continuos, directivas que creo que no se implicaban… no soy quién para andar criticando a nadie, pero creo que ha habido una falta de interés total y absoluta para intentar resolver el tema.

“Si saliera una ley que prohibiera a los padres ver los partidos de fútbol de sus hijos, sería estupendo”

— En lo que respecta a los incidentes con los árbitros, con jugadores… ¿esta temporada estos incidentes se han producido en la proporción tristemente habitual?
— ¡Qué puedo decir acerca de las críticas hacia los árbitros! Desgraciadamente esto es una gripe que ataca en todos los campos del mundo. En nuestras ligas provinciales, los padres o los familiares de los jugadores piensan que su familiar es Maradona, y que siempre tienen que ganar. Y debemos darnos cuenta que desde las categorías más pequeñas y hasta juveniles, lo que tienen que hacer los niños es aprender y divertirse. Si se gana, pues mejor, pero hay un tema que comentaba con los miembros de la Delegación, y es que si saliera una ley que prohibiera a los padres ver los partidos de fútbol de sus hijos, sería estupendo.

– (…)
– Yo he vivido situaciones en el campo de Nueva Segovia escenas tan increíbles como que una madre, viendo que a sus hijos no les salían las cosas en un partido, les hizo llorar de la bronca que les metió. El entrenador, al ver esto, les sacó del campo y les dejó en el banquillo, y la madre entró en el campo, se fue al banquillo y siguió regañando a los chicos. Si son capaces de hacer eso con sus hijos, imagina lo que les pueden decir a los árbitros. Todos vemos penaltis donde existen, y donde no existen, y vemos faltas donde hay, y donde no hay. Debo defender la labor arbitral, porque es dificilísima, y estamos viendo que hemos inventado el VAR, tres señores viendo las pantallas dieciocho veces, en ocasiones no aciertan. ¿Cómo van a acertar los árbitros todas las acciones que deben decidir en un segundo? Dentro de lo que es el arbitraje nacional, Segovia está en la media buena, pero tenemos que sufrir lo que tenemos que sufrir.

— No se puede olvidar la anómala situación que se ha vivido este año con el grupo octavo de la Tercera División, el conflicto con el Burgos y la asunción de competencias de la Tercera por parte de la Española.
— El asunto del Burgos ahí está. Las últimas pretensiones de ese club son que ya no quiere estar en Tercera, sino en Segunda B y que además le indemnicen con más de 600.000 euros. Eso es una cosa de locos.
Si tenemos una ley del deporte, ¿por qué tenemos que ir a las leyes civiles? Así no nos vamos a entender nunca. Soy partidario de que esa Ley del Deporte se haga como se tenga que hacer, pero que ofrezca soluciones para todos los deportes en general, porque si todos acabamos acudiendo a los tribunales civiles, esto va a ser un enorme galimatías.

— ¿Va a continuar en la Delegación muchos años?
— La verdad es que yo ya tengo muchos años. Estoy en la Delegación por un compromiso que tengo con el presidente, y mientras que pueda, ahí estaré. Alguien tiene que defender al fútbol segoviano, y aunque parezca que no se hace nada, en la Federación hay muchas cosas que controlar. A nivel federativo, la Delegación de Segovia está muy bien posicionada, porque pertenezco al Comité Ejecutivo de la Federación Territorial, al Comité Nacional de Fútbol Sala, y a la Comisión Delegada, que es donde se mueven las cosas, y donde podemos discutir y reclamar. A nosotros nos han hecho caso muchas veces por esa presión que ejerzo en los órganos federativos, porque ahí estoy. Hasta que pueda.