Un punto de disciplina

El esfuerzo del CD La Granja por mantener el orden defensivo le reporta un empate en Soria

199
dep3_1-cd-la-granja
Los jugadores del CD La Granja controlan el balón en la imagen de archivo del encuentro que disputó el equipo ante el Zamora. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

Numancia B y CD La Granja empataron en un partido donde las ocasiones llegaron al final y los porteros intervinieron poco, pero cuando lo hicieron fueron decisivos. Los visitantes lograron un punto importante, en un campo complicado como ya destacó su entrenador en la previa del partido y es que, a tenor de lo sucedido en temporadas pasadas, pocos puntos se le escaparán al equipo soriano en su feudo.

El conjunto segoviano llegó al césped de la Ciudad Deportiva del Numancia bien plantado, con los conceptos defensivos bien asimilados y evitando que los sorianos se acercaran a la portería de Lorenzo, si bien en honor a la verdad hay que decir que ninguno de los dos equipos tuvieron ocasión alguna para marcar en los primeros cuarenta y cinco minutos.

Los visitantes basculaban bien cuando el Numancia pretendía combinar con el balón, ayudaban en defensa, y no ofrecían resquicio alguno por donde recibir ataques. La única ocasión clara para el equipo entrenador por Alejandro Huerta llegó cuando Ferrer remató de cabeza un centro, pero el balón se marchó desviado. Previamente Dani lo había intentado desde lejos pero su disparo se marchó excesivamente lejos de la portería de Taliby. Estas dos ocasiones, por llamarlas de alguna manera, fueron las únicas de una primera mitad que seguramente al espectador le pareció mala, aunque no así a los entrenadores, que suelen ver algo más allá, sobre todo por los conceptos futbolísticos de sus jugadores y la estrategia realizada.

La actuación de Lorenzo evitó que el conjunto soriano impusiera su pegada en un partido de pocas ocasiones

Con la reanudación en la segunda parte el planteamiento de ambos equipos era el mismo, con el CD La Granja bien dispuesto a la hora de defender y asentarse sobre el verde, y un Numancia que quería pero no podía. Lo cierto es que en el aspecto ofensivo el equipo segoviano dio un paso adelante pero el primer susto lo ofreció el Numancia. Tras una buena jugada de Álvaro Mateo, el centro le cayó a Moha, quien a bocajarro fusiló a portería y se encontró la fantástica mano de Lorenzo, que hizo un auténtico paradón. La ocasión sirvió de acicate a los rojillos ya que poco después, Vallejo lo intentó con un fuerte disparo que, pese a escaparse a Lorenzo, no tuvo mayores consecuencias.

A falta de veinte minutos para el final, y con algunos cambios en los dos conjuntos ya realizados para intentar dar un cambio al partido, el equipo de Soria tuvo la mejor ocasión. De nuevo tras una jugada de Silva y su posterior centro, Vallejo remató al poste de la portería segoviana, el esférico le cayó a Alfredo pero su disparo no encontró los tres palos. Los locales desaprovechaban así la mejor ocasión hasta el momento del partido. De nuevo Alfredo lo intentó para redimirse de su anterior golpeo, pero su lanzamiento dio en la defensa y el posterior córner no tuvo mayores consecuencias. Taliby, guardameta local, intervino cuando restaban diez minutos para el pitido final. El portero interceptó un disparo de Choflas, en el que sería el preludio de lo que pasaría justo antes del final.

AGUIRRE, CASI

La única jugada polémica fue un penalti que reclamó el equipo visitante. Tras una jugada de Berrocal, el jugador cayó en el área del Numancia pidiendo la pena máxima que el colegiado no vio como tal. Cuando pasaban dos minutos del tiempo reglamentario, el CD La Granja tuvo su mejor ocasión. Un retraso en el balón al portero local Taliby provocó que errara con el pie al intentar despejar. El esférico le cayó a Aguirre quien quiso aprovecharse de la circunstancia de tener al portero rival descolocado pero su remate lo sacó Marcos en la misma línea de gol.