Publicidad

Hay partidos en los que los futbolistas pueden lucir toda su calidad, donde el balón rueda por el césped sin problemas, y donde el juego de toque prima sobre el de fuerza. Pero, cuando llega el invierno y los campos de fútbol se llenan de barro, cuando por más que mandes un balón, tu compañero recibe un melón, y cuando el oponente te aprieta en zonas donde es peligroso perder un balón, hay que dejar el estilismo en el vestuario, y ponerse el traje de faena para conseguir ganar partidos, que al fin y al cabo es de lo que se trata. La Gimnástica Segoviana se puso ese mono de trabajo para sumar los tres puntos en el campo de Las Salinas, donde se impuso al Atlético Tordesillas en un duelo en el que hubo que renunciar al juego preciosista para echarse en brazos de la practicidad.

La primera parte comenzó con una Segoviana que fue superior a su rival en los primeros minutos de partido. No en vano, estaba colíder con la Arandina y dentro de esta superioridad creó ocasiones como una de Mika, a quien le enviaron un balón a la espalda de los defensa, con un control y disparo posterior que despejó Farolo con una fenomenal parada para mantener el empate a cero en el marcador.

También dispuso de una buena ocasión Dani Arribas, cuando recibió un balón en el segundo palo que entre el portero y un defensa lograron despejar a córner. Y es que en la primera parte el conjunto azulgrana, ayer de blanco, generó mucho peligro en jugadas a balón parado. Hasta de ocho saques de quina gozaron los visitantes hoy, que aprovecharon para generar problemas a la zaga del Tordesillas con segundas jugadas nacidas de rechaces de los locales. Dentro de una primera parte bastante disputada, Ivi también dispuso de una ocasión que detuvo Farolo.

UN ERROR EN LUGAR DE UN ACIERTO

Avisaba una y otra vez la Gimnástica Segoviana, pero en lugar de encontrarse con el gol gracias a su acierto, se encontró con el 0-1 en una desafortunada acción local cuando se cumplían los primeros los primeros veinte minutos de partido. Un centro que llegó al área desde la banda izquierda, fue cabeceado por Juan de la Mata y el defensor, Estévez, cuando quiso despejar mandó un balón imposible para Farolo que se coló dentro de la portería. No faltó la polémica en la acción, ya que los jugadores locales pidieron fuera de juego previo de Juan de la Mata en el remate del jugador de la Gimnástica.

Tras el gol, el entrenador local, Santi Sedano, reaccionó quitando a Abel Blanco para dar entrada a William, en un cambio que le dio más profundidad al Tordesillas y que le sirvió para, en la recta final de la primera parte, apretar bastante pero sin crear demasiado peligro sobre la meta de Facundo. A pesar de que el dominio del partido y el control de la posesión fueron de absoluto dominio de los visitantes en esta primera mitad, las ocasiones no acabaron de llegar. La férrea defensa del Atlético Tordesillas impidió que los segovianos llegaran con claridad a área contraria y pusieran más diferencias en el marcador de cara al segundo tiempo.

CAMBIO EN LA SEGUNDA

Tras el paso por los vestuarios, salió el Tordesillas lanzado a por el empate. Cambió mucho, por tanto, el panorama. Se pasó a un control de la Segoviana en el primer tiempo a un dominio del Tordesillas en la segunda, ya que el conjunto pucelano apretó mucho, y le impidió a la Segoviana practicar su juego de toque tan característico. No sabía salir de la presión la Segoviana, y por tanto, bajó mucho la calidad del juego de los visitantes. Así que, como no pudo hacer su juego, se dedicó a defender de forma magistral.

Martiña tuvo una clara ocasión tras centro de Roberto Simón pero su cabezazo se marchó desviado. Por parte de la Segoviana, las pocas veces que llegó, tuvo una ocasión de Ivi al inicio de la segunda parte y un disparo de Dani Arribas en la recta final. Tras el esta última ocasión de Dani Arribas hubo también polémica, ya que el jugador reclamó penalti por un derribo dentro del área.

En los últimos minutos, el Tordesillas continuó con el acoso y Miguel tuvo otra clara oportunidad. Sin embargo, el marcador ya no se movió y el pitido final indició que los tres puntos se fueron para Segovia, en una valiosa victoria para el conjunto azulgrana, que tendrá más descanso que sus rivales, ya que en la próxima jornada intersemanal no disputará su partido ante la Arandina. Ese encuentro se ha tenido que aplazar hasta el jueves siguiente a las 20:15, ya que el conjunto de Aranda tiene que disputar un partido de la Copa Federación el día 5. Con lo cual, la Segoviana no volverá jugar hasta el domingo a las 17:00 horas frente al Bupolsa.