Publicidad

El Viveros Herol sumó una victoria de mucha calidad en la cancha del Cisne, al imponerse por el marcador de 29-37 al conjunto gallego, en un encuentro muy completo por parte de los jugadores de Dani Gordo, que supieron marcar diferencias cuando tuvieron la oportunidad, y tras el descanso lograron mantenerlas en los momentos en los que el rival parecía reaccionar.

Cuando un equipo defiende como defendió el conjunto de Dani Gordo durante los primeros veinte minutos de partido, lo normal es que domine en el marcador, como así sucedió en el Centro de Tecnificación Deportiva de Pontevedra. Y es que el esfuerzo defensivo de los jugadores segovianos para frenar los ataques de una primera línea de mucha calidad como tiene el Cisne alcanzó la categoría de extraordinario durante varios compases de este primer tiempo.

DEFENSA, Y CONTRAATAQUE

Y, cuando la defensa funciona, lo extraño es que no funcione el contragolpe, o incluso los ataques rápidos tras gol encajado, que durante varios minutos encontraron a la defensa gallega todavía sin armar, dejando los espacios para que los visitantes lograran llegar hasta los seis metros con relativa comodidad. Así, tras el 2-2 en los primeros minutos, el Viveros Herol puso la directa a campo abierto para comenzar a liderar el partido con solvencia (3-6), provocando que el Cisne cometiera bastantes más errores de los habituales.
Conscientes de que el equipo de casa no suele llevar los ataques hasta los extremos, el 6:0 navero se hizo muy fuerte en el centro, impidiendo que Gayoso, o Preciado, lograran contactar con Dani Ramos en el pivote. Jabato se vio obligado a pedir tiempo muerto mediada la primera parte, cuando el 7-12 amenazaba con romper el partido para los visitantes, a los que Yeray también echaba una buena mano en la portería.

Además, la circulación de la bola navera fue más que efectiva durante estos minutos. Las conexiones con el pivote que fallaban en el Cisne, eran las adecuadas en el ataque del Viveros Herol,y tanto Filipe Martins como Darío Ajo encontraron muy buenas posiciones de lanzamiento para superar a Juanjo Novás, absolutamente ‘vendido’ en no pocas oportunidades.

EL CISNE SOBREVIVE

La primera de las exclusiones para los segovianos llegó en el minuto veinte con 9-14 en el electrónico, y marcó el inicio del descenso en el ritmo del Viveros Herol, que en el ataque estático comenzó a errar más lanzamientos de los que hasta ese momento había hecho, aunque en defensa se bastaba para contener las acometidas de los locales, que sin embargo lograron apoyarse en los siete metros transformados por Javi Vázquez para mantenerse vivos en el partido con el 14-17 con el que se llegó al descanso.

Comenzó el segundo tiempo con el Viveros Herol defendiendo en inferioridad tras una exclusión de Carlos Villagrán cuando el primer tiempo consumía sus últimos segundos. Y la realidad fue que los diez primeros minutos de la segunda parte, el conjunto segoviano se los pasó prácticamente en su totalidad con algún jugador menos sobre la pista. Pero ello no fue suficiente para que el Cisne pudiera reducir las distancias, sino que sucedió todo lo contrario, porque el equipo de Nava de la Asunción llegó a alcanzar siete goles de renta, manteniéndolos incluso sin Álvaro Seabra y sin Toma Brakocevic, el primero excluido, y el segundo expulsado.

De poco sirvió que el Cisne pusiera una defensa mixta sobre Agus Casado, de nuevo imperial en la ofensiva, porque Carlos Villagrán tomó las riendas, y con muy buen manejo de la bola, abrió los espacios para que los pivotes encontraran el camino del gol.

EL MOMENTO DE ‘DIFICULTAD’

A ocho minutos para la conclusión llegó el único momento menos sencillo para un Viveros Herol que hizo fácil lo difícil. Un parcial de 3-0 para el Cisne, que bien pudo ser de 4-0 si los de casa no hubieran fallado una contra, redujo las distancias hasta los cinco goles. Pero bastó con ralentizar un par de veces la circulación de la bola, y preparar de manera efectiva un ataque con amenaza de pasivo, para que el nuevo líder de la categoría elevara la renta a los seis goles, que después fueron siete, y después ocho… hasta llegar al 29-37 final, que pone al Viveros Herol con 23 puntos encabezando en solitario la clasificación. Un gran partido para certificar un meritorio liderato en solitario con el que se cierra la primera vuelta de la competición.