Publicidad

Para que un equipo sume once victorias, tres empates y una sola derrota en quince partidos, tiene que hacer muchas cosas bien. Y, a pesar de la derrota en el campo del Numancia, que sirvió como toque de atención a la plantilla, la Gimnástica Segoviana las está haciendo, porque una cosa es ser un claro favorito a ocupar una de las cuatro primeras plazas, cuando no a liderar la competición, y otra muy distinta confirmar las expectativas.

No cabe duda de que una de las claves del rendimiento del equipo la está aportando la profundidad de la plantilla azulgrana, que está respondiendo a plena satisfacción del técnico cuando la ocasión lo ha requerido. Porque una cosa es que Manu González no tenga un once ‘tipo’ en la cabeza, que no diferirá mucho del que tienen la mayoría de los aficionados, y otra que no entienda que para ganar la liga se necesita de la suma de más de once jugadores.

VALORANDO EL TRABAJO

Así, el entrenador de la Segoviana ha ido valorando el trabajo que han realizado sus jugadores en los entrenamientos, prometiendo minutos a los futbolistas jóvenes, que están apretando de firme a los teóricos titulares, y se están ganando a pulso esa confianza de Manu. Buen ejemplo de ello es Juan de la Mata, que pasó de no estar convocado en los primeros encuentros de la competición, a ser titular en varios de ellos, dejando en el banquillo a Asier, ya recuperado de su esguince de rodilla, pero que no tiene asegurado su puesto en el equipo inicial gracias al buen hacer del joven mediocentro, aunque sí podría tenerlo en alguno de los laterales.

Ivi, Gómez y Dani Abad en menor medida son un buen ejemplo de lo que se puede conseguir a base de trabajo, y sólo Elías está teniendo más dificultades para entrar en las convocatorias, porque la competencia en el centro del campo es enorme, destacando que nadie hasta la fecha ha sido capaz de restarle minutos a un Manu que suma y suma partidos como pivote defensivo.

Cuatro jornadas restan para el final de la primera vuelta, y la Segoviana afronta este tramo de la competición jugando tres partidos en La Albuera, frente a Bupolsa, Arandina y Cristo Atlético, y solamente uno como visitante, el que le llevará al campo del Atlético Bembibre. De momento, el aplazamiento del partido frente a la Arandina al jueves, 13 de diciembre, dejará a la Segoviana sin jugar su partido de la jornada decimosexta, por lo que entra dentro de lo posible que, cuando el conjunto azulgrana salte al campo para medirse al Bupolsa, no sea el líder de la competición, ya que tiene al Zamora a dos puntos, y el cuadro zamorano jugará el jueves que viene en el campo del Briviesca, vicecolista de la clasificación junto al Sporting Uxama.

EL CD LA GRANJA, A ÁVILA

Con la intención de ‘rascar’ fuera de casa lo que no consigue sumar en el campo de El Hospital, el CD La Granja se desplazará el próximo jueves al estadio Adolfo Suárez, donde le espera un Real Ávila que actualmente se encuentra fuera de las posiciones de fase de ascenso.

Los de Joselu Segovia se muestran bastante más acertados lejos de su terreno de juego, pero ello sólo les ha dado lo justo para mantenerse tres puntos por encima del descenso. Y es que, tal y como se está desarrollando la competición, la clasificación comienza a presentar tres bloques muy definidos, con siete equipos que se disputarán las posiciones de play off, otros siete que pueden llegar al tramo final de la liga sin opciones, ni por arriba ni por abajo, y seis que tratarán de evitar las tres plazas de descenso a Regional… más las que puedan venir de arrastre de la Segunda División B.