dep5_1-marta-garcia
La entrenadora del conjunto juvenil del Naturpellet Segovia, Marta García, dando instrucciones a los jugadores. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Ser campeón de liga no resulta fácil en ninguna competición. La temporada se hace larga para todos, para los que ganan y para los que pierden, y ser el equipo a batir también supone un desgaste, tanto más cuando de lo que se trata es de revalidar un título, porque a todo esto se le añade el cartel de favorito, que supone una presión añadida. Por ello, si el mérito del Naturpellet Segovia juvenil fue grande en las dos pasadas campañas en las que el conjunto logró hacerse con el título de Liga en la División de Honor, éste se multiplica ahora que el equipo ha logrado revalidar el campeonato por tercera temporada consecutiva, con relevo generacional de por medio.

La única constante del equipo en estas tres campañas ha sido la presencia de Marta García en el banquillo. La entrenadora, que fue la primera de España en contar con el nivel 3, ha llevado al Naturpellet juvenil a unas cotas difíciles de superar en Castilla y León, y en un año difícil “en el que pocos daban un duro por nosotros a principio de temporada” ha conseguido poner de nuevo al equipo en la primera plaza al finalizar la competición, clasificándolo para la Copa de España juvenil, en la que compite con el resto de campeones de los grupos de la División de Honor.

UN MÉRITO COMPARTIDO

La entrenadora no se muestra muy predispuesta a recibir halagos por este tercer título, “porque el mérito no es mío, sino de los jugadores que han adquirido una disciplina, una unión y una forma de hacer las cosas con seriedad que les ha llevado a conseguir este éxito”, que resulta más grande si se tiene en cuenta la categoría de los rivales, con el Tierno Galván vallisoletano, y el Eufón Cuéllar que se han mostrado extraordinariamente competitivos, llevando la liga a decidir su campeón en la última jornada.

Prácticamente desde el inicio de la competición el liderato fue cosa de estos tres conjuntos, y el mérito del Naturpellet fue el de liberarse de la presión de tener que revalidar el título, “porque el equipo era prácticamente nuevo tras el relevo generacional” señala la entrenadora, que poco a poco fue inculcando en su plantilla la mejor manera que, con las condiciones de los jugadores, se podían ganar los partidos. Ésta no era otra que mantenerse fuertes en el apartado defensivo, “y competir cada partido hasta el final”. De esta manera el filial pudo sumar un buen número de puntos “y estar por encima de nuestra posibilidades este año”, reconoce García.

LA COPA DE ESPAÑA

Conseguido el éxito del título de Liga por tercer año consecutivo, llega la Copa de España juvenil, en la que el Naturpellet ha quedado emparejado con el Ciudad de Móstoles, “un equipazo” afirma con rotundidad la entrenadora segoviana, que destaca que el cuadro mostoleño “cuenta incluso con jugadores internacionales”.

Ante un rival de las características del Móstoles, el Naturpellet se toma este partido “como un premio, tanto para los jugadores como para mí, que bastante hemos sufrido esta temporada”. El encuentro, que se disputará el próximo fin de semana en el Pedro Delgado, se afrontará por parte del equipo segoviano como ha venido haciendo durante toda la temporada, “sin presión, porque el favorito sin duda es el Ciudad de Móstoles, que la liga de Madrid es extraordinariamente competitiva. Nosotros pondremos sobre la cancha lo que hemos venido poniendo durante toda la temporada, nuestra filosofía defensiva y nuestras ganas de jugar sin miedo ante un buen rival”. Las premisas que han llevado al filial del Naturpellet a ser el mejor equipo de Castilla y León durante tres años consecutivos.

Compartir