La defensa del Villa de Aranda intenta frenar la penetración de Agus Casado. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Cinco victorias consecutivas, desde que se iniciara 2019, consolidaron al Viveros Herol Nava en el liderato de la División de Honor Plata, en una racha que concluyó el pasado sábado en el pabellón Príncipe de Asturias de Aranda de Duero, donde el conjunto navero perdió ante un rival que se está jugando la permanencia en la categoría, un hecho que evidenció sobre la cancha jugando un balonmano pleno de intensidad.

Esa intensidad de los rivales va a ser la nota dominante en los desplazamientos que le restan por realizar al Viveros Herol hasta que finalice la temporada regular. Y es que a la competición le restan diez partidos, y cuatro de ellos los tendrá que solventar el conjunto de Dani Gordo lejos de Nava de la Asunción. El mejor clasificado de esos rivales a los que visitará el líder de la liga será el Handbol Bordils, actualmente en la novena plaza que el pasado fin de semana acabó también con otra gran racha, la que mantenía el Vestas Alarcos, al que superó con mucha claridad. Los otros tres oponentes que recibirán al Viveros Herol serán el Amenábar Zarautz, el Acanor Atlético Novás y el Agustinos Alicante, que están en plena pelea por evitar el descenso.

El club segoviano tiene asumido que el ascenso debe pasar por los resultados de casa. Salvo el Puerto Sagunto, Por el Guerrer@s Naver@s deben pasar todos los equipos que están directamente implicados en la lucha por el play off, cuando no por el ascenso directo a Asobal, comenzando por el próximo fin de semana, cuando el equipo reciba la visita del Palma del Río, que ocupa actualmente la séptima plaza a un punto del play off que marca el Cisne gallego.

DOS EN ROJO

Aún siendo todos los partidos importantes, dos son los que el conjunto navero tiene señalados en el calendario como importantes a la hora de poder dejar prácticamente cerrado el ascenso. El encuentro de rivalidad regional que le medirá al MMT Seguros Zamora en la mañana del domingo, 17 de marzo, con las cámaras de la televisión autonómica retransmitiendo el partido en directo, y el que una semana más tarde traerá a Nava de la Asunción al Vestas Alarcos, que a salvo del resultado que consiga esta semana en la disputa de su partido aplazado frente al Antequera, sigue a cinco puntos del Viveros Herol, y con el average muy difícil de remontar después del 20-28 que le endosó el equipo navero en el choque de ida.

Además, el Barcelona B (el clásico ‘robapuntos’ por excelencia de la Plata), el BM Torrelavega y el Cisne visitarán el nuevo pabellón de Nava, que hasta el final de la temporada acogerá los partidos más importantes para un equipo que, a falta de veinte puntos para que concluya la competición, tiene muy cerca el poder clasificarse matemáticamente para el play off de ascenso con muchas jornadas de antelación. Pero el objetivo es más ambicioso. Mucho más.

MÁS DE UN AÑO SIN PERDER EN LIGA

Desde hace más de un año, la fiabilidad del Viveros Herol Nava como local está fuera de toda duda. El conjunto segoviano no pierde un partido de liga jugando en casa desde que el 5 de noviembre de 2017, el Balonmano Alcobendas superara por 32-33 al equipo de Dani Gordo.

Desde ese momento, el Balonmano Nava ha disputado veinte partidos de liga, con un espectacular bagaje de dieciocho victorias y dos empates. Precisamente el próximo fin de semana se cumplirá un año desde que se produjo el último de esos empates, que logró el Palma del Río, que será el rival del conjunto navero el próximo fin de semana en uno de esos guiños del destino que tan habituales son en el mundo del deporte.

En la presente campaña, tan solo el Teucro de Liga Asobal ha sido capaz de vencer al Viveros Herol, y lo hizo en la Copa del Rey. En la competición doméstica, todo han sido victorias segovianas, conseguidas de forma holgada, ya que el triunfo conseguido por un menor número de goles de diferencia fue el logrado frente al Villa de Aranda en el encuentro que finalizó con 28-24 para el conjunto segoviano. El resto de duelos terminaron con contundentes victorias locales.