Publicidad

El Naturpellet Segovia se sacudió de un plumazo toda la mala suerte que hasta el inicio de la segunda vuelta había atacado al conjunto de Diego Gacimartín, y en unos minutos finales increíbles para el equipo segoviano, éste pasó de un inquietante 2-2 después del tanto que con portero-jugador anotó Richi Felipe para los locales a poco más de 180 segundos para el final, a un 2-6 que otorga tres puntos vitales para la permanencia.

Sin Thiago Soares, pero con un gran Alberto bajo los palos, el equipo visitante supo controlar las acometidas de un Fútbol Emotion Zaragoza que sí echó (y mucho) de menos a Nano Modrego. El equipo de Santi trató de controlar el partido a base de la posesión, pero el peligro de verdad lo llevó a balón parado. Las acciones de estrategia siempre han sido el fuerte del cuadro maño, pero en esta ocasión faltaba el rematador principal, y aunque tanto Richi Felipe como Retamar lo intentaron, el gol no llegó.

Aunque había que centrarse principalmente en frenar las acometidas ofensivas del Zaragoza, el Naturpellet no desdeñó el ataque, con Buitre llevando la iniciativa en esta faceta. Pero la realidad fue que los porteros tuvieron que realizar las intervenciones ‘normales’ de un encuentro de fútbol sala, sin demasiados alardes por parte de ningún equipo, esperando quizá un error para decantar el marcador de su lado.

Ese error no llegó en la primera parte, que concluyó sin goles aunque los palos colaboraron también para que eso sucediera. El Naturpellet había controlado la primera acometida de los de Santi Herrero, llevando el partido a una segunda parte en la que los segovianos confiaban en que las rotaciones, en esta ocasión numerosas, consiguieran mantener el ritmo y poder superar al Zaragoza en el tramo final.

DOS GOLES PARA EMPEZAR

Y, como si el guion del partido estuviera siendo escrito por un aficionado del equipo segoviano, la segunda parte comenzó con las mejores noticias posibles para los visitantes, ya que en el cuarto minuto de la reanudación, el envío de Álex Fuentes al segundo palo fue transformado por Chus en el 0-1. Sin tiempo para que el Zaragoza reaccionara, el equipo local recibió de su propia medicina a balón parado, con un remate de Álvaro López a la salida de un córner que se convirtió en el 0-2 y obligó a Santi Herrero a pedir un tiempo muerto para reconducir la situación.

Con lo más difícil hecho, al equipo de Diego Gacimartín le tocaba esforzarse lo máximo posible en defensa frente a un rival que se iba a volcar sobre el marco de un Alberto que adquirió mucho protagonismo en ese tramo del partido. El portero del Naturpellet las paró de casi todos los colores, aunque no puedo rechazar el lanzamiento Óscar Villanueva, que se convirtió en el 1-2 cuando todavía quedaban muchos minutos para el final.

EL FESTIVAL

El 1-2 espoleó a los aragoneses. Tejel la tuvo en dos acciones de la misma jugada y Alberto fue clave con una intervención brutal en el minuto 29, tras un disparo de Richi que salvó ‘in extremis’ con el pie. Aguantaba el asedio un Naturpellet que vería cómo su rival, a cuatro minutos del final, optaba por jugar de cinco. Así, en el 37 los de casa lograron el ansiado premio con el gol de Richi Felipe, que finalizó una jugada colectiva con el pecho.

El 2-2 a falta de tres minutos parecía poner el partido de cara al Zaragoza, pero la realidad fue que el Naturpellet respondió de manera inmediata, apagando el fuego que había provocado gracias al tanto de Edu, que no desaprovechó un error local. A partir de ese momento, llegó el festival. Con los zaragozanos en busca otra vez del empate, llegó el 2-4, obra de Raya desde su campo. El 2-5 lo firmaría Álvaro López. Y la guinda al pastel en forma de victoria, la segunda del Naturpellet este curso, la pondría Alvarito.