dep2_1nerea-cd-la-granja
Mario, ayer con el brazalete de capitán del CD La Granja, disputa un balón frente a un rival del CD Palencia Balimpié. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El CD La Granja solventó el trámite del CD Palencia Balompié con creces. La plantilla de Paco Maroto se impuso con contundencia por 4-1 en el encuentro correspondiente a la primera jornada de liga de El Hospital, que mandó repetir el Comité federativo. En aquella ocasión el partido estaba fijado en septiembre, pero el cuadro palentino no presentó el número de fichas necesarias para jugar y se dio el enfrentamiento ganado al equipo granjeño por 3-0. Sin embargo, meses después se decidió que debía de jugarse y ayer se disputó.

Dos goles de Dani Lázaro, uno de Cristian y otro de Terleira sentenciaron el duelo de forma rotunda, a pesar de medirse frente a un exigente contrincante. La ambición de los azules se convirtió en el verdadero músculo del asalto y no dieron opciones a los visitantes. Tres importantes puntos para seguir persiguiendo su objetivo del ascenso a Tercera División.

La intención del conjunto granjeño no fue otra que la de llevar el peso del partido desde el inicio, aunque enfrente se encontró un sólido rival, fuerte en los balones divididos para complicar la creación local. Cerrados y con las líneas replegadas para no conceder espacios se presentó el cuadro visitante, dificultando la construcción elaborada de los hombres de Maroto. Comenzó llegando La Granja con prontitud, pese a no disponer de jugadas claras.
A raíz de un córner sacado por Otero, el plantel azul descorchó el marcador con un remate de Cristian entre un tumulto de jugadores. Parecía que con este tanto La Granja iba a adquirir el ritmo del duelo, pero los visitantes reprodujeron el empate en la jugada siguiente, a balón parado, con un volea de Grillo.

No disminuyó el ahínco granjeño y los balones templados de Otero eran el impulso para Kobi y Lázaro en ataque. El Palencia endureció su condición y Lautaro cargó en reiteradas ocasiones contra Juli hasta ver la cartulina amarilla. Los locales vieron la consolidación de su juego con un gol, que resultó anulado por fuera de juego según el criterio arbitral pese a estar dos jugadores palentinos guardando el palo. Esta decisión del colegiado no sentó nada bien entre el banquillo azul, pero los jugadores de casa tiraron de orgullo y Lázaro, desde fuera del área, se sacó un disparo raso y ajustado que valió el 2-1.

Con este resultado, ambas plantillas enfilaron al túnel de vestuarios y la contienda se reanudó con pocas acciones a recalcar. Lo más destacado lo firmó Ezequiel que, tras dedicarse a inquietar a Kike y Pau sin balón de por medio y ser amonestado por ello, doblegó a la zaga rival con una vistosa jugada que al final no vio puerta.

Le costó definir a La Granja, pero fue en una triangulación entre Lázaro, Kobi y Terleira cuando este último puso la tranquilidad en el electrónico para los locales con el 3-1. Poco después, Lázaro, que ya había avisado de su buen lanzamiento de falta en la primera parte, sentenció el enfrentamiento de esta forma con el 4-1.