Publicidad

Llegó el potente Barcelona de Andreu Plaza al Pedro Delgado y el Naturpellet de Diego Gacimartín ofreció un importante esfuerzo colectivo para aguantar de forma férrea. Treinta minutos de empaque defensivo sujetaron las acometidas de la amplia plantilla azulgrana, que se presentó en Segovia sin su versión más demoledora pero con un claro dominio que se tradujo en infinidad de ocasiones. Con esta propuesta, era cuestión de tiempo que el equipo visitante rompiese el ajustado marcador con el que se saldó la primera parte (1-1) y en el ecuador del segundo tiempo llegaron tres goles decisivos de manera continuada que terminaron por desarbolar el trabajo de los segovianos. Aun así los locales afrontaron los últimos minutos con atrevimiento, dentro de sus posibilidades, para cerrar el choque con el definitivo 2-5, con buena imagen. Un trámite cumplido con creces que, más allá del resultado, invita al optimismo en las próximas jornadas contra adversarios más terrenales para remar hacia el objetivo de la salvación.

Las incógnitas previas en la portería se despejaron con la inclusión de Alberto Sanz bajo palos. Completaron el quinteto Raya, Chus, Álvaro López y Álex Fuentes. Por parte del bando de Plaza salieron Juanjo, defendiendo el marco, Aicardo, Dyego, Joselito y Ferrao. El ritmo de juego en los primeros compases fue suave, sin esgrimir demasiada intensidad. El esquema 3-1 de los visitantes fue claro al buscar continuamente a Ferrao, que sujetó la posición de pívot en modo todoterreno: sin saber el rival por qué la lado iba a salir. A la media vuelta o dejando la pared al compañero. Recital del brasileño, que pronto bombardeó la portería local repetidas veces, aunque sin tino. Plantado en defensa se mostró el cuadro segoviano con el planteamiento de salir rápido a la contra con la intención de hacer efectivas las escasas ocasiones que se le presentaron.

Tiempo de rotaciones para ambos equipos. Los Buitre, Iago Rodríguez, Álvaro Quevedo y Antonio Diz parchearon los movimientos de los Boyis, Leo Santana, Adolfo y Sergio Lozano, que siguieron llevando el peso del choque, pero sin terminar de romper el 0-0. Salió Nico Rolón para disputar sus primeros minutos en casa después de superar su operación de menisco y la grada aplaudió su regreso.

El peligro de ferrao Plaza volvió a tirar de Ferrao, que paró, templó y mandó en espacios reducidos tanto de distancias como de tiempos. De esta manera, se asoció con el resto de los integrantes del conjunto azulgrana y Joselito aprovechó una combinación con el pívot brasileño para batir a Alberto por el palo corto y firmar el primer gol del duelo. Con el 0-1, el encuentro mantuvo la misma tónica: un Barcelona claramente dominador y un Naturpellet encofrado pero sin dar ningún tipo de trabajo a Juanjo. Los dos técnicos parecían conformarse al seguir dentro del encuentro los locales y al llevar el peso del choque los visitantes en aras de que terminaran por hacerse efectivas las sucesivas oportunidades planteadas.

Sin embargo, López impulsó al plantel segoviano al forzar un saque de esquina de la nada, que en su rechace remachó Edu para colocar el empate en el electrónico cuando apenas quedaban segundos para el descanso. Tras el paso por vestuarios, los dos equipos volvieron a pista con los mismos cincos del inicio. El segundo tiempo comenzó un tanto insulso. Poco a poco Dyego fue dando forma al dibujo visitante, buscando la referencia de Ferrao. Llegaron los disparos a la meta blanquirroja y Joselito aprovechó un balón muerto para establecer el segundo en su cuenta particular y adelantar a los suyos de nuevo.

Con el 1-2, el cauce siguió sin movimientos bruscos. Cuando el Naturpellet tenía el balón en los pies era en forma de tarascadas y sin llegar a los dominios de Juanjo. Fueron pasando los minutos y los locales aguantaron defensivamente, aunque en la propuesta ofensiva no creó ninguna dificultad al Barcelona. El carrusel de tiros del conjunto de Plaza terminó de romper la corta ventaja en el marcador en torno al minuto 30, con tres goles en apenas 120 segundos que materializaron Aircardo, Dyego y Lozano (1-5). Con este resultado, Gacimartín subió la línea de presión con el fin de despojar del esférico al contrincante y de acortar distancias. Acto seguido López salió de portero-jugador y, a base de casta, Fuentes logró un tanto (2-5) que puso mordiente para el desenlace.

Hubo alguna ocasión más, pero finalmente los tres puntos tomaron vuelo dirección Barcelona para colocarse líder tras el empate de ElPozo Murcia contra el Osasuna Magna (4-4). El Naturpellet, por su parte, continúa en la misma posición al perder también la UMA Antequera y el Valdepeñas. De esta manera, saca la cabeza por encima de los puestos de descenso en el decimocuarto puesto con los mismos puntos que el conjunto manchego (8).