01-tenis-el-espinar
De izquierda a derecha, la finlandesa Mía Eklund, la croata Mariana Drazic, la española Paula Badosa y la francesa Tessah Andrianjafitrimo, a los pies del Acueducto. / ALBERTO SIMÓN-OPEN CYL
Publicidad

La trigésimo tercera edición del Open Castilla y León de tenis comenzará hoy la disputa de su cuadro final, con los 32 tenistas clasificados que buscarán hacerse con el premio de 12.250 dólares más los 100 puntos ATP que relanzan cualquier carrera hacia los mejores puestos en el ránking de la ATP, esos que te clasifican directamente para jugar las fases previas de los grandes torneos o, en el mejor de los casos, incluso te las evitan, clasificándote directamente para la semana de competición.

El nivel medio de este cuadro final es muy alto, tanto que son numerosos los tenistas presentes en El Espinar que son habituales en las primeras rondas tanto de los Grand Slam como de los Master 1000. Sergiy Stakhovsky, que se ha convertido en uno de los habituales en un torneo que se le da especialmente bien, o Luca Vanni, que sabe que haciendo un buen papel en El Espinar se le abren las puertas de otros torneos, no fallan a su cita con el torneo, como tampoco lo suele hacer Adrián Menéndez Maceiras, al que le falta la victoria en este Open para culminar una carrera más que meritoria.

LOS JÓVENES LLEGAN

Junto a ellos, comienza a llegar hasta el torneo segoviano la nueva hornada del tenis español, que lleva algunos años apuntando maneras. Teniendo claro que Rafa Nadal sólo hay uno, no sólo en España, sino en el mundo, las expectativas que se tienen depositadas en jugadores como Alejandro Davidovich, campeón de Wimbledon en categoría junior, o Miguel Semmler, son altas, aunque es indudable que el sorteo no ha sido especialmente generoso con los españoles, ya que salvando al ecuatoriano Quiroz que será el rival de Boluda, el resto de oponentes de la joven Armada serán cabezas de serie, con Davidovich midiéndose a Vanni, Miguel Semmler a Andrea Arnaboldi (cabeza de serie número 4), o Andrés Artuñedo ante Scott Griekspoor, quinto preclasificado.

Tampoco lo tendrá fácil el vallisoletano Jorge Hernando frente al turco Cem Ilkel, y mucho menos el madrileño Roberto Ortega frente al francés Ugo Humbert, jugador zurdo que con 20 años es otro de los llamados a ocupar el Top 100 del tenis mundial en un corto espacio de tiempo.

UNA PREVIA DEMOLEDORA

Por lo que se refiere a la fase previa, sólo dos de los cabezas de serie aspiran aún a alcanzar el cuadro final: el primero, el francés Yannick Jankovits, que venció a su compatriota Lescure, y el egipcio Maamoun, que superó al jugador de Copa Davis danés Frederik Nielsen en el primer partido del torneo que se tuvo que decidir en tres sets. Siguen adelante dos tenistas españoles: Nicolás Álvarez Varona, que sorprendió al noruego Durasovic, y el madrileño Alberto Romero de Ávila, que batió al argentino Descotte, octavo favorito de la previa. Además, el vietnamita Ly se deshizo del boliviano Zeballos, que opuso mucha más resistencia en la segunda manda que en la primera, y el francés Couacaud dejó en la cuneta a uno de los habituales en El Espinar, el ruso Kravchuk.

En la tercera y decisiva jornada de la previa, Álvarez buscará el cuadro final ante Jankovits y Alberto Romero lo hará frente al antiguo finalista en El Espinar, Albano Olivetti. Sin duda, dos rivales de lo más cualificado para los dos jugadores nacionales, que tienen ante sí la posibilidad de meterse en el cuadro final de uno de los Challengers más prestigiosos del mundo, pero que no lo tendrán nada fácil.

LA ARMADA FEMENINA SE HACE FUERTE

Ocho plazas para el cuadro final se ponían en juego en la jornada de ayer en el ITF femenino que se disputa en las pistas del Casino de la Unión, y casi la mitad de ellas fueron ocupadas por tenistas españolas, que hicieron valer su condición de ‘locales’ para deshacerse de sus rivales.

La primera en hacerlo fue Alba Carrillo, que poco más de una hora y media superó a la australiana Isabela Bozicevic. Un buen inicio fue clave para la suerte del choque, ya que la murciana tuvo el partido de cara desde los primeros juegos, y supo aprovecharlo para no dar opciones a su rival. No mucho más tardó Andrea Lázaro en superar a otra española, Nora Ayala, en la segunda de las finales de la previa, que fue bastante más igualada que la primera, aunque dos momentos de flaqueza con su servicio le costaron el partido a Nora.

Olga Parrés también se clasificó para el cuadro final después de vencer tras dos horas de intenso juego de fondo a la chilena Macarena López. Arriesgando con su saque bastante más que su oponente, la ceutí fue controlando poco a poco el choque, hasta conseguir doblegar a su oponente.

Por el camino se quedaron Gema Lairón, que cayó ante Mariana Drazic, y Marta Huqi González, que no tuvo opciones frente a Aleksandrina Naydenova. De esta manera, el cuadro final del torneo se presenta con tres españolas más, pero también con una legión extranjera con jugadoras jóvenes que quieren progresar en el ránking.