El capitán de la Gimnástica Segovia Anel intenta ganar un balón ante la entrada de un contrincante del Sporting Uxama del Burgo de Osma. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Sufrió más de lo previsto la Gimnástica Segoviana para llevarse los tres puntos en su visita al campo del colista, un Sporting Uxama que dominó en la primera mitad y que incluso consiguió adelantarse en el luminoso en el minuto 22 por mediación de Alfonso. Anel, al borde del descanso, y Mika, en el inicio de la segunda mitad, remontaban ese tanto en contra y adelantaban al plantel azulgrana, que a partir de ese momento defendió con orden y no dio opciones a su rival.

El conjunto de Manuel González llegaba al Burgo de Osma como claro favorito para imponerse a último del Grupo VIII, pero el cuadro soriano, muy necesitado de puntos y con poco ya que perder, saltó al terreno de juego dispuesto a plantar cara y a complicarle la vida a uno de los equipos más fuertes y sólidos de la categoría. La Segoviana, por su parte, optó en la primera mitad por mostrar su cara mas conservadora, intentando hacerse fuerte en el centro del campo pero sin mirar apenas hacía la portería contraria.

El Uxama dominó desde el pitido inicial. Los locales tenían el control del balón y apenas dejaban maniobrar a su rival, aunque el suyo era un dominio estéril, y las ocasiones de gol brillaban por su ausencia. Los sorianos movían bien el balón en la parcela ancha, pero no encontraban huecos en la bien plantada zaga segoviana para acercarse a las inmediaciones del marco defendido por Facundo. Al menos hasta que en el minuto 22 un pase de Diego al hueco lo aprovechaba Alfonso para establecer el 1-0 en un contragolpe rápido de los locales que cogió desprevenida a la defensa rival.
Con el marcador a favor el Sporting reforzó sus posiciones en defensa y, aunque seguía controlando el esférico, ahora salía aún en menos ocasiones de su zona de confort.

Mientras, la Gimnástica intentaba estirar líneas en busca del gol del empate, aunque la defensa local les impedía pasar de la línea de tres cuartos con el balón controlado. Así las cosas, las ocasiones de gol seguían siendo escasas. Pero cuando ya parecía que la primera mitad iba a terminar con el 1-0, en la última jugada la Segoviana conseguía empatar el choque en una falta muy protestada por los locales pero que Anel conseguía rematar al fondo de las mallas.

El gol al borde del descanso dio alas a los visitantes, que tras el descanso salieron decididos a irse a por el partido. Los azulgranas mejoraron mucho en su juego y dieron un paso al frente que no tardó en dar sus frutos. A ello contribuyó notablemente la entrada al terreno de juego de Ivi, que tras regresar a la convocatoria de González dio más profundidad al juego de los suyos. De esta manera, cuando apenas habían transcurrido 12 minutos desde la reanudación del encuentro, Mika aprovechaba un buen servicio del propio Ivi para adelantar a los visitantes tras regatear a los defensores locales y cruzarle el balón a José Ángel, que no pudo hacer nada para evitar el gol.

No se conformaron los segovianos con ese tanto y apretaron en busca del tercero. La Gimnástica controlaba ahora el encuentro y buscaba abrir el juego por las bandas para sorprender al rival, que se mantenía bien plantado en defensa e intentaba salir a la contra para igualar de nuevo el choque.

Lo intentaba la Segoviana con centros al área y en jugadas a balón parado, pero lo cierto es que apenas generaba ocasiones claras de gol. Tampoco lo hacía el Uxama, que con el paso de los minutos daba un paso al frente en busca del gol del empate. Intentó el técnico local dar más verticalidad a su equipo con la entrada al campo de Albitre, Ander y Carlos, pero aunque recuperaron el control del balón y buscaron con ahínco la puerta contraria, apenas tuvieron opciones los locales ante una Gimnástica que defendía con mucho orden. Solo algunas jugadas aisladas y remates desde fuera del área llevaban cierto peligro a la portería de Facundo, que no tuvo problemas.

La plantilla de González aguantaba bien los envites de su contrincante y seguía buscando la sentencia, aunque no fue hasta la recta final del enfrentamiento cuando dispuso de oportunidades para hacer el tercero ante un rival que acusaba ya el desgaste físico. Pero ni Mika ni Ivi consiguieron superar en sus acciones al guardameta local José Ángel, que detuvo sus respectivos lanzamientos y evitó que el marcador volviese a moverse.