Solo se puede tropezar una vez

El Viveros Herol Nava juega en la complicada cancha del Villa de Aranda sabiendo que, suceda lo que suceda, seguirá manteniendo el liderato en la División de Honor Plata

196
Oleg Kisselev se eleva ante el portero del Villa de Aranda en el encuentro amistoso de pretemporada. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Con una renta suficiente como para permitirse un tropiezo (pero solo uno), el Viveros Herol Nava afronta con una cierta tranquilidad otro desplazamiento de máxima exigencia, en este caso el más corto de la temporada, hasta la cancha del Villa de Aranda, al que los fichajes de invierno le están sentado bien, de tal manera que se encuentra muy cerca de salir de los puestos de descenso después de sumar cuatro partidos consecutivos sin conoce la derrota, sumando cinco puntos de los últimos ocho en juego.

Además del duelo por los dos puntos, el encuentro tendrá un sabor especial por la rivalidad que existe entre ambos conjuntos. Ya en el encuentro de ida la alta intensidad, con defensas al límite, fue la nota dominante, y no se prevé que en la vuelta esa intensidad vaya a ser menor. Tendrán tarea los colegiados valencianos Cubas y López, porque tal y como se desenvuelven los respectivos 6:0 de arandinos y naveros, el poder defensivo será una de las claves del encuentro.

COMO PARA CONFIARSE

En el Viveros Herol se tiene muy en cuenta la dificultad del partido, y en absoluto la situación clasificatoria del Villa de Aranda, que poco a poco está encontrando una buena línea de regularidad jugando como local en el Príncipe de Asturias. La intención de los de Dani Gordo será la misma que mostraron en el encuentro que ganaron en la complicada cancha del Santoña, con una fuerte entrada en la pista para contrarrestar la previsible salida en tromba de los locales, y un ritmo alto de partido que pueda desgastar a la primera unidad del conjunto arandino.

A salvo de sorpresas de última hora, no habrá novedades en lo que a lesionados se refiere en el Viveros Herol Nava, y salvo Adrián Rosales, que sigue cumpliendo escrupulosamente los plazos de recuperación, el resto del plantel estará disponible para el técnico. En el Villa de Aranda no estará el lesionado Álvaro Pombo, baja sensible para el equipo ribereño, que aún así tiene argumentos más que suficientes como para complicarle al Balonmano Nava ya no solo la victoria, sino incluso sumar algún punto. El conjunto segoviano tiene un colchón suficiente para permitirse un tropiezo, pero solo uno, mientras el Vestas Alarcos siga aguantando el ritmo de los segovianos.