Publicidad

El Viveros Herol Nava jugara la final por el ascenso tras imponerse al Vestas Balonmano Alarcos en un encuentro que dominó en todo momento en el marcador, pero que terminó llevándose de manera más apurada de lo que refleja el 27-24 final. La afición respondió, con alrededor de 1.800 espectadores en las gradas que vibraron con el juego de ambos conjuntos, y que (en su mayoría) pudieron celebrar por todo lo alto la victoria del equipo de Nava de la Asunción, que logró plasmar sobre la cancha el papel de favorito que se han encargado de colocarle todos los rivales, y que consiguió la cuarta victoria de la temporada sobre el Alarcos, y con ella el pase a la final del play off.

De entrada Dani Gordo, que se permitió el lujo de sorprender con una defensa 5:1 con Alberto en el avanzado en el primer ataque manchego, no puso a toda la artillería sobre la cancha, sino sólo a un cañón, Agus Casado, que disparó y disparó sin piedad sobre la meta del Alarcos en los primeros minutos de partido, de tal manera que no tardó el equipo de casa en tomar la ventaja en el electrónico. El Alarcos parecía más nervioso sobre la pista que el conjunto segoviano, con ataques poco fluidos que obligaron a Javier Márquez a pedir el primer tiempo muerto cuando el choque apenas había cumplido su décimo minuto, y su equipo sólo había marcado tres goles.

NERVIOS PARA TODOS

Bastó con que la defensa manchega centrara un poco más su atención sobre Agus para que el ataque segoviano comenzara a sumar pérdidas, y prácticamente en un abrir y cerrar de ojos se pasara del 6-3 al 6-6, más ataque visitante para darle la vuelta al marcador Había nervios en algunos jugadores locales, que fallaban acciones claras frente a Fran Revuelta. Pero los extremos del Alarcos también acusaron la exigencia del compromiso, errando en sus lanzamientos y permitiendo que de nuevo el Viveros Herol tomara aire, y volviera a las rentas de tres y cuatro tantos.

César Beret trataba de encontrar un amigo que le acompañara a la hora de superar el 6:0 defensivo navero, pero sin terminar de encontrarle, y cuando más cerca parecía estar de restablecer la igualada, Carlos Villagrán con dos goles consecutivos no lo permitieron, llegándose al descanso con la renta de tres goles para los de ‘casa’, que encontraban en la afición el aliento que nunca les faltó en el frontón.

Agus Casado, con trece goles y pleno en los lanzamientos de siete metros, sostuvo al equipo en el aspecto realizador

La segunda parte comenzó como la primera, con el ritmo de partido que más le convenía al Viveros Herol Nava, que se manejaba con mucha soltura con el marcador favorable, aunque con rentas que no le permitían a Dani Gordo relajarse en el banquillo ni un momento. Además, la lesión muscular de Yeray tras hacer una doble intervención a lanzamiento de Manu Díaz vino a poner un punto de inflexión en el partido.

El cambio a defensa 5:1 del Alarcos, con especial atención a Agus Casado, fue paulatinamente minando el caudal ofensivo del equipo segoviano, que se fajaba en defensa pese a que los uno para uno por el centro, con Brian Negrete y Julián Portero como protagonistas, iban produciendo en favor del conjunto manchego. Isma Juárez trataba de dar respuesta desde el extremo con su calidad habitual, pero la batalla del intercambio de goles pasó poco a poco a decantarse del lado visitante.

DEL MÁS SIETE… AL ‘CASI’ EMPATE

A trece minutos para la conclusión llegó uno de los momentos clave del encuentro. Una exclusión de Vicente Poveda le dio la opción al Viveros Herol Nava a poner una renta de siete goles. Pero Tello mandó fuera su lanzamiento en superioridad, y el Alarcos vio un resquicio por donde meterse en el partido. Y vaya si se metió…

Con ataques bien calculados, moviendo a la defensa del Viveros Herol con mucha velocidad, los manchegos fueron reduciendo las distancias. A cinco, a cuatro con tiempo muerto de Dani Gordo incluido, a tres con una desesperante falta de acierto en las entregas de los locales a los que empezaban a llegar los nervios… hasta que a cinco minutos para el final el 24-22 casi callaba a la afición navera, y afinaba las gargantas de la ciudadrealeña, que veía cerca la posibilidad de remontar el partido.

El Alarcos tuvo una oportunidad para empatar el choque a tres minutos del final, pero no logró completar la remontada

De hecho la tuvo, con un Nava atascadísimo que perdió una bola con 24-23, y le dio la opción al Alarcos a realizar un ataque rápido para igualar. Pero la defensa segoviana realizó un gran balance defensivo, el equipo de Ciudad Real cometió falta en ataque, y en la ofensiva posterior los árbitros señalaron siete metros sobre Bruno, y exclusión del propio Beret, que por su cara al marcharse al banquillo tenía sumamente claro que acababa de firmar la derrota de su equipo.

Agus no falló, y con uno menos sobre la pista, el Alarcos erró su lanzamiento. Ernesto marcó de costa a costa, y el Nava terminó ganando la semifinal con el punto justo de sufrimiento para terminar de enganchar a los que no saben de qué va esto del balonmano. Hoy, a las ocho, tienen otras fiesta que no se pueden perder. Que lo mismo acaba bien…

Compartir