Publicidad

El Instituto Municipal de Deportes ha iniciado el año 2019 de manera frenética, después de cerrar el 2018 firmando con la empresa Mondo Ibérica el contrato para la sustitución del césped artificial del campo Mariano Chocolate, que previsiblemente se llevará a cabo en las primeras semanas del mes de marzo. La celebración de la quinta edición de la Copa del Mundo de sable femenino en Segovia volvió a poner a prueba la capacidad organizativa de la ciudad, que de nuevo estuvo a la altura de lo esperado.

La concejal de Deportes, Marian Rueda, valoraba positivamente el desarrollo del campeonato, “del que confío que hayan salido satisfechos tanto las deportistas como los organizadores. Es evidente que hay aspectos por mejorar, siempre los hay, pero confío en que el grado de satisfacción haya sido tan alto como para que la ciudad vuelva a albergar en 2020 una nueva edición de esta Copa del Mundo”.

PARTIDOS INTERNACIONALES

Aunque restan cinco meses para las elecciones locales, Rueda mantiene la esperanza de que la prueba de esgrima no haya sido la última de carácter internacional que haya acogido la ciudad antes de mayo. “Siempre estamos moviéndonos y haciendo propuestas, aunque haya algunas que finalmente no puedan salir adelante, como la del encuentro de rugby femenino de categoría internacional”, señala la concejal, que ya ha mantenido conversaciones con el presidente de la Federación Territorial de Voleibol, Antonio Sangrador, para conseguir que el equipo de la concentración permanente de voleibol que trabaja en Palencia, dispute un partido amistoso internacional en Segovia, ya que la intención de la Federación Territorial es la de llevar los partidos de esta selección por las provincias de la comunidad, y Segovia podría tener su opción.

LA INFRAESTRUCTURA NECESARIA

Pero, sin duda, el caballo de batalla del Instituto Municipal de Deportes es el del módulo cubierto de atletismo, que de momento no deja de ser un cúmulo de buenos propósitos, pero de pocos hechos más allá de los contactos que el IMD mantuvo con el Consejo Superior de Deportes en la época de José Ramón Lete, y que confía en recuperar con María José Rienda, quien preside ahora el CSD, con quien se tiene solicitada una visita para retomar el asunto.

Pero la intención municipal con respecto al módulo cubierto va más allá de la de conseguir que el Consejo pueda cofinanciar la instalación, ya que Marian sigue confiando en que tanto la Junta como la Diputación cambien la visión que tienen en la actualidad acerca del módulo, y puedan entrar también a apoyar la iniciativa, aunque quizá para ello haga falta un vuelco electoral. Pero Marian tiene claro que, con ayuda externa o sin ella, el módulo debe salir adelante, “y si no contamos con esa ayuda, el Ayuntamiento realizará en solitario el módulo cubierto en los siguientes dos o tres ejercicios, porque hablamos de una respetable cantidad de dinero. Es la siguiente infraestructura deportiva que tenemos en mente, porque es muy necesaria ya no solo para los atletas, sino también para los practicantes de otros deportes como puedan ser el ciclismo, o el triatlón, y consideramos que tiene que llevarse a cabo”.