Publicidad

Hay mucho trabajo que hacer, y aunque la Segoviana tenga todo un verano por delante, es mejor comenzar cuanto antes. Y el club azulgrana está a punto de adelantar los plazos con la proclamación, en la tarde de hoy, de Agustín Cuenca como presidente de la entidad para los próximos cuatro años, en una reelección de la que pocos dudaban.

El reglamento electoral de la Gimnástica señalaba en su capítulo séptimo que “durante los seis días naturales siguientes a su publicación (de las candidaturas) se abre un período de reclamación de candidaturas y resolución por parte de la Junta Electoral, comunicando el acuerdo que se adopte a los interesados”. Como quiera que el plazo de presentación de candidaturas se cerró el pasado 19 de junio con la de Agustín Cuenca como la única presentada, y durante una semana no se ha presentado ninguna reclamación, salvo de que hasta las ocho de la tarde de hoy pueda llegar alguna, la Junta Electoral pasará a designar a Agustín como nuevo presidente de la Segoviana, en un mandado que se prolongará hasta 2023.

BAJAS EN LA DIRECTIVA

Aunque no ha querido adelantar nombres, “porque los miembros de la Junta Directiva nos emplazamos para reunirnos hoy, y valorar quién quiere continuar, y quién prefiere echarse a un lado”, señaló el que volverá a ser presidente del club, sí es seguro que se producirán algunas bajas en el equipo que ha acompañado a Agustín durante los últimos cuatro años al frente del club. Dependiendo del número de ellas, el presidente buscará incorporar a algún directivo más, o se mantendrá con el mismo grupo de trabajo que ha llevado a la entidad a conseguir una envidiable situación económica.

Precisamente en el apartado económico, la Segoviana se moverá la próxima temporada con un presupuesto menor al de la pasada campaña, lo que puede significar un hándicap, “aunque tendremos aproximadamente el mismo dinero con el que contamos en la temporada del último ascenso”. De nuevo Ramsés se hará cargo de la dirección deportiva del club, “porque es muy difícil encontrar a alguien tan capacitado como él y en el que tenga depositada tanta confianza”, y será el responsable de volver a conformar una plantilla de garantías para optar de nuevo al ascenso a la Segunda B, aunque es indudable que las dificultades serán las mismas, o alguna más, teniendo en cuenta que ninguno de los equipos del grupo octavo de la Tercera División logró el ascenso, por lo que de nuevo la Segoviana tendrá como rivales al Zamora, a la Arandina y al Numancia B (más el Astorga, más el Ávila… sin olvidar al Mirandés B siempre que el primer equipo logre el ascenso a Segunda División) en busca de un título de Liga que ponga las cosas un poco más fáciles en el play off de ascenso.