Publicidad

Aún no lleva un año en el cargo, y Julián Mateo se desenvuelve en la presidencia del Balonmano Nava con total naturalidad. Consciente de que el club se encuentra a las puertas de la Asobal “que todavía no hemos cruzado, y va a haber que trabajar mucho para hacerlo”, el presidente del club navero tiene claras las líneas de trabajo para potenciar el club, que pasan por “más cantera, y seguir sumando personas válidas para el proyecto”.

Para empezar, ¿el Viveros Herol Nava va a jugar el año que viene en Asobal?
A día de hoy, sí. Vamos líderes, así que si se acabara la competición ahora, jugaríamos la próxima temporada en Asobal. Yo no quiero meter presión a nadie, pero si nosotros hacemos lo que tenemos que hacer y nos respeta la salud, debemos ganar la liga. Mi pálpito es que la vamos a ganar, pero si no es así, lo vamos a seguir intentando. Nosotros somos muy cabezotas, y aunque nuestro objetivo es disfrutar y que el equipo mejore, estoy preparando todo el sistema del club, de las personas y del estamento pensando en que vamos a jugar en Asobal.

¿Para estar en la máxima categoría se necesita dotar al club de más profesionalidad?
De eso ya me he encargado. Se incorporará a la junta directiva del club un gran gestor y administrativo, que además es socio de toda la vida y patrocinador del club, que es José Pablo Encinas. Ya estamos trabajando y preparando al club en todos los sentidos, en el administrativo y el de gestión. Quiero que pase Semana Santa para, dependiendo de la situación en la que estemos, poder dirigirnos a la Asobal y ver los requisitos que hay que cumplir para competir en la máxima categoría. Pero aún quedan cinco partidos hasta el parón, de los que jugamos tres en casa y dos fuera. Si a ese parón llegamos con cuatro, o cinco puntos de diferencia, que podemos llegar porque nos visita Alarcos, lo tendremos más cerca. Pero vamos a ir partido a partido y a no afirmar algo que todavía no es seguro.

¿Teme que si el club se hace más profesional, pueda perder algo del arraigo que tiene en Nava de la Asunción?
Creo que eso no va a suceder. El club ya es profesional. En Nava nos conocemos todos, los jugadores han comenzado a vivir aquí, y a integrarse en el municipio. Son personas queridas, que hacen su vida aquí, su gasto aquí, viven las experiencias del municipio, y participan como un vecino más. Los ves en los bares, comprando en el supermercado, hablando con la gente…

Hace dos años comenzamos a intentar que todos los jugadores que pudieran vivir en Nava, lo hicieran, y el próximo año todavía serán más los que pasarán a residir aquí hasta llegar al noventa por ciento de la plantilla. Eso significa que no se va a perder ese arraigo, porque vamos a acogerlos como naveros de adopción, como se hizo con Carlos Domínguez o Simón García Candau por citar dos ejemplos, que siguen viniendo a ver los partidos aunque vivan en otro sitio.

Con sus equipos líderes en muchas de las categorías inferiores, sigue habiendo cantera de balonmano en Nava.
Para nosotros es muy importante que tengamos muchos chavales en nuestra cantera. Juan de Dios Román siempre dice que de la cantidad sale la calidad en este deporte. Nosotros estamos dando todo el apoyo al equipo de Segunda, que tiene la mitad de jugadores juveniles, lo que va a representar un dilema para nosotros el próximo fin de semana, puesto que el equipo juvenil disputa la fase más fuerte del sector, y hemos decidido que esos jugadores juveniles compitan por el título. Eso no excluye que puedan echar una mano con el equipo de Segunda, lo que llevará a esos jugadores a disputar el viernes un partido muy duro ante el Ademar, el sábado otro igual de exigente ante el Atlético Valladolid, y el domingo con Aranda, además del que tendrán con el de Segunda el sábado por la tarde.

«Tengo el pálpito de que se logrará el ascenso, pero si no es así, lo volveremos a intentar»

Pero, además, hemos decidido que si el equipo de Segunda tiene opciones, que juegue la fase de ascenso a Primera Nacional. Y, si logra subir, que el año próximo compita en esa categoría. ¿Qué tendríamos que reforzarlo? El tiempo lo dirá, pero la cuestión es que sigamos creciendo.

El conjunto femenino senior ha debutado este año, que no ha ganado ningún partido. Este equipo se va a potenciar, porque el club debe seguir creciendo en todos los sentidos.

Para conseguirlo no solo se necesitan jugadores.
Necesitamos más entrenadores y monitores, y esa es la gestión que estamos realizando con el TAFAD de Segovia, para intentar coordinar todo nuestro estamento de técnicos. Vamos a tratar de potenciar a todos los equipos de nuestra cantera, fijándonos mucho también en nuestros benjamines y prebenjamines. Realizamos una vez al mes una concentración para que los equipos compitan, y crear un ambiente de liga provincial. Tenemos cien niños, pero tenemos el objetivo de duplicar esa cifra el año que viene, y llegar a trescientos en dos años. Por eso estamos tan volcados en el tema de captar monitores de los municipios en los que podamos crear una escuela. Desde Nava no podemos ir a El Espinar, o a Palazuelos, sino que debemos buscar allí a alguien que le guste el balonmano, y al que podamos coordinar. Después ya se solicitarán los módulos de balonmano a la Diputación, y así se podrá crear una masa de jugadores.

No parece tarea sencilla.
No lo es, pero hay que afrontarla. Ampliando la base, ampliamos el club. Pero con todo controlado, porque si las cosas las haces sin control y sin paciencia, desaparecen igual que aparecieron. Nos dirigimos a crear nuestros propios cursos de monitores para poder formarlos, y ya he hablado de este tema con los alcaldes de varios núcleos grandes de población de Segovia. Porque con una media de catorce nacimientos al año en Nava de la Asunción, no podemos mantener una cantera.

«Queremos pasar de cien a trescientos niños en la base en un plazo de dos años»

Queremos potenciar el módulo de balonmano de Segovia capital, y abrir el de El Espinar. Una vez que tengamos cumplido ese objetivo, nos lanzaremos a crear cantera en la zona de Arévalo, Íscar, Olmedo y Pedrajas, que aunque estén en otras provincias se encuentran muy cerca de Nava. Porque nuestra liga provincial no es una competición al uso, sino que la vamos a manejar nosotros para que los niños aprendan a jugar a balonmano, y sepan los valores del compañerismo. Desde la humildad y con nuestros recursos.

Es decir, ocupando el vacío que se produce la falta de Delegación Provincial.
Nosotros somos la Delegación de Segovia de balonmano, pero nadie nos ayuda, no hay una Federación Territorial, o Nacional, que nos diga si hay una serie de recursos a los que podemos acceder para potenciar el balonmano, así que lo tenemos que hacer con recursos nuestros, y manteniendo la filosofía de que ningún niño pague por jugar al balonmano. Ya me ‘pegaré’ yo con la corporación que esté en ese momento, o con el patrocinador que sea para conseguir los recursos para el monitor y los niños. Por supuesto que podemos estar en Asobal, pero desarrollando las otras prioridades del club, que son las que van a darle futuro.

Hay quien dice que el posible ascenso del Balonmano Nava sería extraordinario para el club, pero refleja el momento que atraviesa el balonmano español.
Excluyendo al Barcelona, y poco más, los patrocinadores que ayudan a los clubes son pocos, y pequeños. Creo que la base para potenciar la Liga Asobal debe ser la televisión, los medios de comunicación ya sean convencionales, o vía internet. Así se conseguiría rentabilizar la inversión, y atraer a patrocinadores que quieran aparecer, no en un club determinado, sino en las retransmisiones, para así potenciar el desarrollo económico televisivo. Retransmitiendo muchos partidos en abierto se generarían recursos para que cada club pudiera disponer de ellos.

¿Cómo se encuentra el apoyo institucional?
El asunto político ya sabemos cómo está, y en nuestro caso estamos muy limitados. Esto no es en absoluto una crítica hacia nuestra Corporación Municipal, que bastante hace por nosotros con los recursos que tiene, y estamos agradecidos por cada euro que nos destina, pero cuyo presupuesto no tiene nada que ver, por ejemplo, con el presupuesto de Vigo, o de Córdoba, como tampoco tiene que ver el presupuesto de nuestra Diputación con el de Córdoba, o León, que da al Ademar 95.000 euros, por 7.000 que nos da la nuestra. Nosotros buscamos muchos recursos de muchos pequeños patrocinadores, que tenemos más de cien, y también de sponsors algo más grandes, pero siempre para el club, no para la primera plantilla, que de ella se encarga Viveros Herol, en una decisión que tomé yo para que el club nunca se hipotecara.

Las odiosas comparaciones…
El Atlético Valladolid tiene 2.000 socios, que de media pagan 150 euros. Es decir, que cuenta con 300.000 euros de socios, más el Ayuntamiento que le da más de 100.000 junto con la Diputación que le aporta otro tanto, cuatro patrocinadores… y ya tiene 500.000 euros para hacer el equipo. Nosotros tenemos 15.000 euros del Ayuntamiento, 7.000 de la Diputación y otros 7.000 de la Junta, y solo podemos tenemos mil socios, a los que cobramos 50 euros. Si no nos movemos para buscar el dinero, resulta imposible mantenerlo todo.

“¿Presidencialista? Este club es muy grande como para tomar decisiones en solitario”

¿No tiene miedo de que alrededor se perciba el Balonmano Nava como demasiado presidencialista?
Yo soy la persona que más delego en casi todo. Cuando vamos a firmar a un jugador para la primera plantilla, evidentemente lo termino cerrando yo, pero primero la idea pasa por el director deportivo, que es Tinín Campillo, por dos consejeros, que son Carlos Villagrán y Óliver Ajo. En ese comité nos juntamos y vemos las carencias que puede tener el equipo, antes incluso de hablar con el cuerpo técnico, con el que nos reunimos para poner en común esas necesidades que puede tener la plantilla, y consensuar una serie de decisiones acerca de los fichajes. Yo no decido solo nada, sino que siempre lo consulto. En el caso de los sectores, para saber cuáles pedimos, me reúno con el vicepresidente y el director de cantera para valorar los recursos que tenemos y saber cuáles pedimos.

Probablemente esa opinión se tenga porque soy el dueño de Viveros Herol, y porque el respaldo económico al final lo pone mi empresa. El Balonmano Nava no debe dinero a nadie, ni a un proveedor, ni a un autobús, ni a la Federación por los arbitrajes, algo que otros clubes sí deben… entiendo que puedo dar la sensación de que no consulto a nadie, pero no es real. Esto es una cosa muy grande como para tomar decisiones en solitario.

Cuando Carlos Villagrán deje de jugar, ¿qué puesto le gustaría que tuviera en el club?
Me encantaría que fuera entrenador. Yo le insisto para que vaya a hacer el curso nacional, porque es una enciclopedia de balonmano, y sabe enseñarla, porque tiene la paciencia necesaria. Es la representación del tipo de entrenador que queremos tener para el Balonmano Nava, y estaría encantado de que pudiera dejar la carpintería para dedicarse íntegramente al balonmano.

Y hablando de todo un poco… ¿ya tiene planificada la plantilla de la próxima temporada?
Al noventa y cinco por ciento.

¿Y va a haber muchas variaciones?
Habrá dos o tres cambios. Pero estamos en competición, y aún pueden ocurrir muchas cosas. Lo mismo si ascendemos a Asobal y el equipo de Segunda sube a Primera, renuevo a todos y firmo a dos o tres con el compromiso de que los no convocados en los partidos de Asobal pasen a reforzar al equipo de Primera. Pero queda mucha temporada por delante, y hablar de este tema ahora puede perjudicar más que beneficiar.