El centrocampista del CD La Granja Alfonso Berrocal intenta salir a la contra ante la presión de dos contrincantes del Atlético Bembibre. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Dura derrota para el CD La Granja, que acumula ya ocho consecutivas, en el campo de un Atlético Bembibre que gozó de las mejores ocasiones del partido, que fue superior y que se reencontró con la victoria varias jornadas después y volvió a ganar en casa, cosa que no hacía desde el mes de septiembre. Con esta derrota, el conjunto de San Ildefonso sigue en la parta baja de la tabla y es el conjunto con una peor racha. Han ganado un único partido de los últimos 14 que han disputado. Una única victoria y 13 derrotas. Unas cifras que les han hecho bajar hasta la zona de descenso. Serios problemas para La Granja.

El cuadro del Real Sitio visitaba el estadio de La Devesa con algunas bajas importantes y con las intención de sacar algo positivo para encarar de mejor manera lo que queda de temporada. Actualmente, la zona baja está muy igualada entre cinco conjuntos que se jugarán de aquí hasta final de temporada mantenerse en la categoría. La Granja entró en zona de descenso la jornada pasada y el plantel de Diego Yepes necesitaba sumar, al menos, un punto para cambiar la mala dinámica que llevaban de tres puntos de los últimos 39 posibles. Pero no fue así.

El partido comenzó con un Atlético Bembibre mejor situado sobre el terreno de juego y capaz de generar peligro sobre la portería de Truji. La primera ocasión clara llegó en el primer minuto de partido. José recogió el balón en zona de tres cuartos y envió un buen balón en banda a un Willy que conectó un buen centro para que Óscar cabeceara fuera de la portería de La Granja. Fue el primer aviso de un conjunto local que salió mejor sobre el terreno de juego. El Bembibre siguió dominando los siguientes minutos de partido y justo antes de que se cumpliera el cuarto de hora de partido José tuvo el gol a tocar, pero su disparo salió lamiendo el palo de la portería de un Truji que veía como los locales estaban siendo superiores en los primeros minutos.

Desde el minuto 15 al 30 no hubo ocasiones claras por parte de ninguno de los dos equipos. Ni el cuadro local fue capaz de llegar con el mismo peligro que lo hizo en el primer cuarto de hora ni La Granja pudo reaccionar a unos malos minutos y comenzar a llegar con peligro sobre la portería local. Aunque fue cumplirse la media hora y llegó otra para los locales. Samu cabeceó una falta lateral y Truji detuvo sobre la misma línea de gol.

El partido estaba siendo trabado y las ocasiones más claras llegaban a pelota parada. En el minuto 33 llegó una doble ocasión, de nuevo para un conjunto local que estaba siendo mejor. Primero Óscar remató de cabeza y posteriormente lo hizo José, pero ni uno ni otro pudieron batir al guardameta granjeña que estaba siendo el jugador más destacado del conjunto visitante. La Granja parecía incómoda, consciente de que se encuentran en una posición peligrosa de la tabla y a sabiendas de que una derrota a estas alturas de la temporada supone un gran golpe para poder cumplir el objetivo de la permanencia.

Se estaba llegando al descanso y llegó una jugada polémica en la que los locales protestaron un posible penalti sobre Carlos Cruz, pero el colegiado del partido decidió que el partido tenía que continuar. Se llegó al descanso con el mismo resultado con el que empezó el partido y con una plantilla granjeña muy nerviosa y que no inquietó la portería local.

El paso por los vestuarios no supuso ningún cambio por lo que hace al ritmo del encuentro. Las ocasiones seguían sin sucederse y no fue hasta el minuto 11 cuando el jugador local, Íñigo, tuvo la primera de cabeza. La Granja no parecía encontrarse sobre el terreno de juego y no lograban llegar con peligro a la portería rival.

Un hecho que supuso que los locales, aún con el empate a cero en el electrónico, se sintieran muy cómodos sobre césped. Y en el minuto 68 llegó una jugada clave desde el banquillo. El técnico local dio entrada a Lucho y Brítez con la intención de cambiar el ritmo del partido, poner una marcha más e intentar anotar un gol que les permitiera sumar los tres puntos. Y así fue, porqué dos minutos después, Lucho recogió el cuero en la banda, se regateó a un par de rivales y envió un centro al primer palo que fue rematado por Brítez para anotar el primer gol de la tarde en La Devesa.

En los últimos minutos de partido La Granja adelantó líneas con la intención de anotar el gol del empate, pero en los últimos minutos de partido se jugó poco a fútbol y los locales se llevaron los tres puntos en su feudo a costa de una Granja que necesita cambios y los necesita ya.