Publicidad

Los encuentros de pretemporada son más de intención que de acierto, y así tanto CD La Granja como Arandina comenzaron a mostrar las intenciones que pretenden convertir en certezas dentro de varias semanas, cuando la liga comience. Dos semanas y media de entrenamiento de los granjeños, y apenas una de los arandinos, dan aún para pocas conclusiones, pero alguna se puede sacar.

El equipo de Carlos Fonseca es nuevo, tanto que, en el calentamiento del descanso, Pluma justificaba con David Arranz su mirada a la grada «para ver alguna cara conocida». Pero poco a poco los futbolistas se van conociendo y ensamblando un bloque, apoyándose en Seifeldin en la portería, y en Jonan en la punta. En torno al portero y al delantero, el cuerpo técnico pretende construir un equipo que trate bien al balón, aunque continúa teniendo problemas en los laterales, el izquierdo inexistente, y el derecho con Caño, mejor en ataque que en defensa.

 

Berrocal dio el susto en el equipo granjeño al dañarse en la rodilla en una acción de la primera parte

 

Este hecho se notó ante un equipo como la Arandina, que tiene poso de grande pese a que apenas acumule sesiones de entrenamiento. Pero se nota la intención de Jordi Fabregat de tener a un equipo dominador, capaz de presionar con fuerza la salida del balón del contrario adelantando líneas. Otra cosa fue el acierto, ya que a pesar de que el conjunto ribereño dispuso de las mejores ocasiones, el empate a cero campeó en el marcador al descanso porque Seifeldin estuvo atento a los lanzamientos de Pesca, y tanto Khali como Abad fallaron con la portería segoviana cuando se encontraban en inmejorable posición para marcar.

El susto que dio Alfonso Berrocal al hacerse daño en la rodilla después de una acción defensiva puso la nota de preocupación en el conjunto segoviano con la llegada del descanso.

En la segunda mitad, la presencia de Víctor Velasco en el centro del campo segoviano vino a dotar al equipo de más presencia en la zona ancha, donde Vitolo se movió con más facilidad, también provocada por las sustituciones de la Arandina, puesto que la ausencia del veterano Pesca en esa zona vino a liberar bastante más a los jugadores locales.

OCASIONES, LAS JUSTAS

Aún así, las ocasiones de gol brillaron pos su ausencia, porque ya se sabe que una cosa es pelear, que eso se puede hacer en cualquier momento de la temporada, y otra estar acertado en los últimos metros, algo que normalmente se suele ir obteniendo a lo largo de los partidos. Así que el duelo se fue dirimiendo cada vez más en el centro del campo, donde en ocasiones saltaron chispas porque los jugadores del CD La Granja se están tratando de ganar un puesto en el equipo, y se emplearon con una intensidad de la que se quejaron los visitantes a un colegiado de garantías como es Cid Camacho, que supo llevar bien el encuentro, porque si le hubiera dado la gana, algún jugador segoviano hubiera visto los vestuarios antes de tiempo por emplearse con dureza… y alguno de la Arandina también, pero por hablar más de la cuenta, aunque ya se sabe que las palabras no suelen dar patadas.

Afortunadamente la sangre no llegó al río, y la única lesión de consideración, al salvo de las exploraciones en la rodilla de Berrocal, se la produjo un jugador de la Arandina de manera fortuita. Como quiera que el técnico ya había realizado todas las sustituciones, el cuadro ribereño se manejó durante más de media hora con un futbolista menos sobre el campo. El CD La Granja dominó, pero sin ocasiones claras más allá de un remate de Pluma y un lanzamiento de falta que encontraron la buena respuesta del guardameta visitante.

Llegado el minuto 90, una falta en el centro del campo local es botada hacia el área, donde el lógico error en la marca de estas alturas de pretemporada, dejó a Abad libre de marca para cabecear a gol. Reaccionó el equipo de Fonseca en el tiempo de descuento, pero sus dos remates sobre la portería de la Arandina fueron despejados por el meta visitante. Más allá del 0-1 el partido dejó sus conclusiones, y una de ellas es que el CD La Granja va comenzando a armar un equipo, pero bueno será que más pronto que tarde conforme una plantilla de 23, no de 30.