Publicidad

Ocho años han pasado desde que Virginia ‘Vivi’ Ruano se hizo cargo del Open Castilla y León de tenis, al que poco a poco junto al incombustible Pedro Muñoz ha ido cambiando la cara, superando los avatares que pusieron al torneo al borde de la desaparición, sacándole poco a poco de la crisis, y aprovechándose de que el momento económico es algo mejor para, “sabiendo dónde están los límites y hasta dónde puedo llegar”, mejorar un torneo que este año disputará la competición masculina, y la femenina, en la misma semana, y en la misma sede. Casi nada.

– ¿En qué ha cambiado el torneo desde 2011?
– Ha ido evolucionando poco a poco, por ejemplo cogiendo el torneo femenino en dos sedes alejadas de El Espinar, hasta conseguir tenerlo en una sola sede.

– Más el torneo cadete en la edición de 2019, recuperando el que hubo antaño.
– Yo no llegué a ver esos torneos de categoría cadete en el Open, y cuando entré lo que había era un torneo de exhibición. Estamos intentando crear un torneo nacional cadete abierto de chicos y chicas en una competición de 16 jugadores, no de ocho y ocho como se hacía antes, y que puedan venir de todas las partes de España.

«Haber podido mantener el torneo, haber luchado tanto para que no desapareciera,
ha propiciado que ahora pueda evolucionar de otra manera»

– No me negará que esto era impensable hace cinco años.
– Yo entro en la dirección del torneo con una crisis económica muy grande en el país, y de lo que estaba acostumbrado el torneo, a lo que fue en esos años siguientes, evidentemente se produjo una bajada. El haber podido mantener el torneo, el haber luchado tanto para que no desapareciera, ha propiciado que ahora pueda evolucionar de otra manera.

– El ITF Femenino siempre ha sido uno de los objetivos de Vivi Ruano. ¿Tan importante es evolucionar este torneo?
– Es muy importante. De tener un 10.000 a un 25.000 ya cambian las jugadoras, y la siguiente evolución sería subirle de categoría, intentando hacer un 50.000. Al final estos torneos son los que necesita el tenis femenino español, que tuvo una época dorada con Arancha y Conchita, y después ha seguido con Carla y Garbiñe, que son las que están tirando ahora de la siguiente generación, de las Bolsova y Badosa, con alguna de ellas que ya han pasado por El Espinar. Cuidar la base del tenis es muy importante, y ésta es la labor de El Espinar, tanto en chicos como en chicas.

– No es fácil forjar campeones.
– Sin duda. El nivel medio del tenis femenino ha subido mucho y no es nada fácil ganar torneos. Nunca lo ha sido, y evidentemente ahora menos.

– Hablando del tenis más allá de El Espinar, ¿ha llegado a entender el ránking propio que hace Wimbledon para establecer sus cabezas de serie?
– Antes Wimbledon hacía su ránking a dedo, y ahora lo hace teniendo en cuenta si juegas más o menos en hierba. No sé por qué este año ha sonado tanto, quizá porque le ha tocado a Rafa (Nadal), pero es que antes lo hacían a dedo, y se quedaban tan anchos. A mí no me parece mal del todo que hagan un ranking de hierba, no perjudica tanto como si se hiciera el ranking a dedo. Cada torneo tiene sus peculiaridades.

– Volviendo al Open Castilla y León, ¿se continúa cerrando el cuadro?
Sí, aún no tenemos a ningún tenista que podamos asegurar al cien por cien. Ahora bien, el nivel de tenis va a ser tan alto como en ediciones anteriores. Lo que cambia es que la previa solo es de cuatro jugadores, el cuadro es de 48, y ahí vamos a notar un cambio con este nuevo formato que está llevando a cabo la ATP. Será igual que las chicas, que la previa también será un poco más pequeña se juega de lunes a domingo… no faltarán las novedades.

«Tener el Open masculino, el ITF femenino y el torneo cadete en la misma sede nos obligará a un esfuerzo organizativo mayor. Pero con seguridad nos va a merecer la pena»

– Lo que obliga a un nuevo esfuerzo organizativo.
– Al final tener a chicas y chicos en la misma sede, el haber podido reformar las instalaciones de Río Moros y las de abajo gracias al Grupo Pineda, teniendo todas las superficies iguales ha sido un reto para la organización. Y la semana del torneo tener a tantos tenistas juntos en la misma sede nos obligará a un esfuerzo mayor. Pero merecerá la pena, con seguridad.

– En el aspecto institucional, ¿se ha notado el apoyo del Ayuntamiento?
– Este año ha habido un cambio en la alcaldía, nos hemos reunido con el nuevo alcalde, y le hemos notado muy positivo, y con muchas ganas de querer cuidar al torneo e involucrarse en él.