Publicidad

El Unami comenzó la temporada 18/19 con una rotunda victoria sobre el Mora, que curiosamente dejó sobre la cancha del Pedro Delgado una mejor sensación tras perder este encuentro, que en la pasada campaña después de ganar al equipo segoviano en el mismo escenario. La insistencia del conjunto de Luis Martín frente a un oponente muy bien plantado sobre el parquet, y con unos conceptos bien asimilados, terminó decantando la balanza en favor de las azules.

Las bajas que ha sufrido el Unami han hecho que el equipo se haya unido más. La intención de dominar los encuentros gracias a la calidad técnica de las jugadoras se mantiene intacta, pero en este encuentro se pudo comprobar que se ha recuperado la intensidad defensiva de hace dos temporadas, con un plantel muy solidario en las acciones sin balón, arropando a una Carmen que con esa labor defensiva de sus compañeras lo tiene un poco más fácil para destacar, como hizo en algunas acciones de mucho mérito en el segundo tiempo.

El cuadro local se presentó con nueve integrantes, puesto que Esther aún no puede formar con el equipo, y a María se la espera para enero tras restablecerse de su operación de rodilla. Paula finalmente no recaló en el Unami, mientras que Martita sí continúa, aunque un olvido de este redactor la hiciera ‘desaparecer’ del equipo. Todas las jugadoras van a ser importantes a lo largo de la temporada, y así lo puso de manifiesto el técnico en el reparto de minutos. El Mora salió a la cancha con las ideas claras, sobre todo en defensa donde trataba de cerrar todos los espacios, pero sin evitar que su portera Virginia fuera una de las más destacadas del cuadro toledano, con intervenciones que evitaron que el Unami se colocara por delante en el marcador. Este hecho, junto a los lógicos desajustes a la hora de manejar el esférico, llevaron a que al descanso se llegara con el empate sin goles. El equipo segoviano dominaba el juego, pero no controlaba el partido porque el rival buscaba el peligro a la contra.

UN GOL LO CAMBIA TODO

No variaron demasiado las cosas en la segunda parte, con el Unami buscando el gol a través de la posesión, y el Mora intentándolo por la vía del contragolpe y las acciones rápidas. Finalmente fue el conjunto de Luis Martín quien terminó llevándose el gato al agua con el tanto que se apuntó Mónica, y que provocó que el encuentro fuera cambiando poco a poco de escenario, puesto que la escuadra visitante alejó su defensa de Virginia, arriesgando más en la presión defensiva.

El exiguo marcador no era garantía de victoria, y menos con muchos minutos aún por jugarse, así que el Unami no se refugió en la defensa, sino que trató de aumentar su cuenta realizadora para afrontar el tramo final del choque con algo más de tranquilidad. Mónica hizo el 2-0 que desestabilizó el partido casi de manera definitiva, algo que logró Usa marcado el tercero para las de casa.

El Mora se volcó sobre la meta de Carmen, que evitó en tres claras ocasiones que el equipo visitante redujera las diferencias, y quitó nervios a sus compañeras. El gol de Carré cuando el choque expiraba cerró una buena victoria local. Queda mucho trabajo por delante, pero siempre es mejor llevarlo a cabo con victorias en el zurrón.